Venus se ha interpuesto entre el Sol y la Tierra dejando ver su silueta deslizarse lentamente sobre la superficie del astro rey, como si fuera una peca. Un fenómeno que ayudará a los científicos a recopilar datos sobre el tránsito de los planetas y que no se repetirá hasta 2117.

Este fenómeno, que se denomina tránsito planetario, tiene lugar cuando el Sol, Venus y la Tierra se alinean en ese orden, de forma que el planeta bloquea parte de la luz que emite la estrella, sin llegar a ser un eclipse ya que la porción que cubre es muy pequeña.

El Sol, Venus y la Tierra se alinean en raras ocasiones debido a que las órbitas alrededor del Sol de la Tierra y Venus están ligeramente inclinadas la una respecto a la otra y llegan a "desincronizarse", según explicó a Efe, Adriana Ocampo de la división de Ciencias Planetarias de la NASA.

Eso es lo que hace que sea un fenómeno poco frecuente que se ve dos veces seguidas cada siglo con una diferencia de ocho años entre uno y otro y no vuelve a repetirse hasta 105 años después. El último tránsito se produjo en junio de 2004.

Venus tiene un tamaño similar a la Tierra y un mismo origen rocoso, sin embargo su evolución fue muy diferente y entre los misterios que oculta está saber por qué rota en sentido contrario al de los otros planetas.
eeuu venus

Loading Slideshow...
  • Imagen tomada en Roma

  • Avión desde un observatorio de Los Angeles

  • Desde Roma

  • Desde Beirut

  • Venus, visto desde Nueva Delhi

  • Desde el espacio

    Imagen tomada desde Hinode, un satélite japonés.

  • Desde Sofía

  • Desde Viena

  • Desde Bosnia