A pesar del rescate de la banca que se debate para España, su deuda sigue teniendo una muy mala salud de hierro. La subasta de bonos de deuda pública celebrada este jueves logró colocar 2.074 millones de euros en obligaciones a 2, 3 y 10 años, algo más de los 2.000 previstos. El dato se tradujo en un alegrón bursátil del 1,5%.

Los bonos a 10 años, los que se toman como referencia para analizar la sostenibilidad de la deuda, se colocaron cómodamente con un interés del 6,12%. Es el interés más alto del año y el más alto desde noviembre de 2011.

La cifra colocada superó en 3,3 veces la cantidad ofrecida, un dato resaltado por el Ministerio de Economía en una nota oficial. "La elevada demanda" de los bonos "refleja la confianza en los títulos españoles".

Confianza o codicia. Los bonos de deuda española son a la vez seguros y muy rentables, según los analistas. Y además hay decisiones europeas en perspectiva que calmarán los ánimos, por lo que los intereses para los inversores podrían ser menores en próximas subastas. "Hay expectativas de que se avance hacia la unión bancaria en Europa", según Juan Carlos Montero, analista de Capital Bolsa, que atribuye a las decisiones que se esperan desde Europa, incluyendo una lluvia de millones sobre el sector financiero español, la rebaja de la prima de riesgo hasta los 478 puntos básicos.

Según él, el interés pagado es alto, pero la demanda es "sorprendente, más alta de lo esperado".

Para Soledad Pellón, estratega de IG Markets, lo pagado por el Estado es de momento sostenible, pero puede llegar "un punto de no retorno, que suele estar en torno al 7%, en el que la incertidumbre se dispara. Después de eso, del 7 al 8, la línea es muy fina" y el rescate inevitable, según dijo en declaraciones a Radio Nacional.

El ministerio de Economía recordó que las necesidades de refinanciación de este año están ya cubiertas al 58% y que el Tesoro "no se ha visto obligado a pagar un sobrecoste" si se compara el interés al exigido por los mercados en los últimos días.

LINDE AL BANCO DE ESPAÑA

El departamento que dirige Luis de Guindos tendrá hoy otra cita clave. En el Congreso, el ministro deberá anunciar quién es su candidato a presidir el Banco de España. Pese a las presiones desde el Banco Central Europeo para que sea José Manuel González Páramo, miembro del directorio de Fráncfort, De Guindos pretende aupar a Luis María Linde, a quién colocó en el Banco de España recientemente.