Los electores griegos votaron ayer por la continuidad. De los partidos que han gobernado hasta ahora el país, de los recortes y del euro. Según algunos analistas, por el malo conocido.

El partido de centroderecha, Nueva Democracia, logró un 29,7% de los votos, casi tres puntos más que la coalición de izquierdas Syriza, que se quedó en el 27%. El tercer partido, la socialdemocracia del PASOK, que ganó con mayoría absoluta las elecciones de 2009, se quedó en el 12,3%. La diferencia entre los dos primeros partidos en escaños es mucho mayor, ya que la ley electoral otorga 50 escaños de forma automática al partido más votado. Por ese motivo, se formará salvo sorpresa un Gobierno entre Nueva Democracia y PASOK, que suman 162 escaños, superando ampliamente la mayoría absoluta de 151 diputados.

La bolsa de Madrid acogió el resultado con una subida del 1,07% al inicio de la sesión. La prima de riesgo se relajaba en 8 puntos en la mañana de este lunes, hasta los 535 puntos básicos, una marca todavía demasiada alta y que se quedó ahogada en un fuerte repunte posterior que la llevó a los 570 puntos básicos.

Nueva Democracia y Syriza, los dos partidos que luchaban por la primera plaza en la carrera, partían con objetivos muy distintos. El conservador Antonis Samaras, cuya formación apoyaba al Gobierno dirigido por el tecnócrata Lucas Papademos, apuesta por seguir con los recortes pactados con la eurozona y el FMI, aunque pedirá una cierta flexibilización que en la noche del domingo ya se avanzaba desde Berlín. Pese a que esos ajustes han hundido al país en la recesión y la pobreza, tanto Samaras como Evangelos Venizelos, líder del PASOK, creen que la dieta de austeridad y adelgazamiento del Estado es lo más conveniente para poner la casa en orden y resurgir de las cenizas.

Por su parte, Syriza prometía una ruptura con la austeridad impuesta por el FMI y la Unión Europea, y se disponía a ignorar el documento que desgrana ajustes, que comprenden desde la reforma del Estado hasta los servicios sociales e impuestos.

LA EUROZONA, CON SAMARAS

La victoria de Samaras es, sobre todo, una vitoria del statu quo. Su partido gobernó en Grecia hasta 2009, falseando sus cuentas públicas y gestando un problema que hizo temblar los cimientos de la eurozona y de varios de sus países más importantes, con España a la cabeza. Por otra parte, es la victoria de los ajustes de la eurozona y de la élite política que ha gobernado Grecia durante las últimas décadas. No en vano, Samaras asumió su primer ministerio en 1989. El de Economía.

Sin embargo, quienes más parecen haber ganado son los dirigentes de la eurozona. En las últimas semanas, las instituciones comunitarias y las principales capitales alertaban de que renegociar los términos del rescate o incluso ignorarlos, como prometía Syriza, no era una opción. Al contrario, podría ser un detonante de la eurozona para el que Bruselas se preparaba con planes de contingencia.

"El camino no es corto ni fácil pero es inevitable", aseguró el ministro de Finanzas alemán, Wolfgang Schäuble. "El líder de Nueva Democracia, Andonis Samarás, se ha declarado a favor de las metas y las medidas del programa de ajuste ante el Eurogrupo", recordó. La canciller alemana telefoneó a Samaras, de su propia formación política en Europa, y se felicitó por que el virtual primer ministro esté dispuesto a seguir con los ajustes. Durante el fin de semana, hasta periódicos alemanes habían llegado a pedir el voto para Samaras.

RAJOY: "EN GRECIA PRONTO SE VAN A SENTIR LOS EFECTOS"

Mariano Rajoy consideró la victoria de Samaras como "una muy buena noticia para Grecia, para la UE, para el euro y también para España". Desde el Ejecutivo español se espera que la presión de los mercados sobre España afloje, una vez confirmado el resultado electoral. Según Rajoy, "pronto en Grecia van a sentir efectos de la decision que han tomado". Se traducirán en "crecimiento económico y creación de empleo", confió, algo que tras dos años de rescate no ha ni empezado a asomar.

Aunque Samaras está a favor de los ajustes, boicoteó las condiciones del rescate que ahora va a imponer y que comenzó a negociar Yorgos Papandreu, el primer ministro del PASOK. También forzó la convocatoria de elecciones anticipadas al precipitar después la caída del tecnócrata Lucas Papademos, que sucedió a Papandreu.

Ahora, borrón y cuenta nueva. "El pueblo heleno ha votado hoy por la permanencia del país en la eurozona y a favor de las fuerzas políticas que traerán empleo desarrollo y empleo", aseguró Samaras.