INTERNACIONAL

El mapa sin orgullo: la vulneración de los derechos humanos por la orientación sexual

26/06/2012 11:52 CEST | Actualizado 28/06/2017 10:49 CEST


Ver Estado de los Derechos Humanos en el Mundo Personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales (LGBTI) en un mapa más grande

Millones de personas en todo el mundo continúan siendo discriminadas por su orientación sexual o identidad de género. Se enfrentan a la violencia, torturas, la cárcel o incluso a la ejecución.

Carlos Sanguino, miembro del departamento de campañas de Amnistía Internacional, explica a El Huffington Post que todavía hay "78 países que condenan a prisión o castigo físico de algún tipo" a las personas por su orientación sexual. En siete de ellos el castigo es la muerte: Mauritania, Sudán, Arabia Saudí, Yemen, Irán y algunas regiones de Nigeria y Somalia.

Esto sitúa a África como "el gran foco de preocupación" a nivel internacional. El portavoz de AI explica que en estos países la problemática se agrava por "una situación social muy adversa", ya que la homosexualidad está "muy mal vista".

Es por ejemplo el caso de Uganda, donde está en marcha un proyecto de ley que endurece las penas y que plantea incluso la posibilidad de incluir la pena de muerte. "Nos encontramos con que el gobierno es relativamente sensible a toda la presión internacional que está habiendo, pero internamente no tienen apenas oposición". "Son situaciones terribles", explica Sanguino. "Si un vecino se entera de que eres homosexual te puede denunciar a las autoridades".

El miembro del departamento de campañas de Amnistía Internacional afirma que a nivel internacional "se ha avanzado mucho". Naciones Unidas publicó en noviembre de 2011 un informe global sobre la situación de estos colectivos (PDF), "era la primera vez que la ONU sacaba un informe de este tipo y demuestra que cada vez se preocupan más por este asunto".

Sin embargo, desde Amnistía consideran que los gobiernos que persiguen a los homosexuales "deben de modificar inmediatamente la legislación para adecuarla a la normativa internacional que ellos mismos han aprobado".

"Hay un montón de países africanos que han suscrito desde la Convención Internacional de Derechos Humanos a diferentes pactos derivados y que sin embargo van claramente contra los acuerdos internacionales que ellos mismos han firmado", explica Sanguino.

A su vez, la organización pide más implicación de los estados europeos y de EEUU. "Les pedimos una posición más decidida en las reuniones bilaterales. Hay muchos países europeos que tienen contactos comerciales habituales con estos países africanos y estos temas brillan por su ausencia en la agenda cuando deberían visibilizarse", afirma el portavoz de Amnistía.

PREOCUPACIÓN NIVEL 2

Sorprende ver en el mapa de la situación de los derechos humanos del colectivo LGTB muchos casos en Europa. Son casos de "nivel 2 de preocupación", no tan graves como los africanos, pero denunciables.

Sanguino habla de "una situación de homofobia institucional alentada por las autoridades que en algunos casos se traduce en legislación directamente homófoba" que ampara prácticas "claramente contrarias a los convenios europeos".

Manifestaciones como las que se celebrarán en los próximos días en diferentes ciudades españolas, están perseguidas o prohibidas en algunos países de Europa del Este y Centroeuropa. Como ejemplo cita a Rusia. En San Petersburgo se aprobaba hace unos meses una ley que prohíbe cualquier tipo de manifestación pública de la homosexualidad "supuestamente para proteger a los menores de edad".

Amnistía Internacional pide por ello una postura contundente de los organismos internacionales que deberían trabajar para que no se impida la celebración de marchas del orgullo gay en ningún país ya que deben estar amparadas por la libertad de expresión.

En cuanto a España, la ONG recuerda que la ley que desde 2005 reconoce el matrimonio entre personas del mismo sexo está recurrida ante el Constitucional, que sigue sin pronunciarse. Esteban Beltrán, director de AI, señala en un comunicado que están pendientes "de esta sentencia y de las consecuencias que pudiera tener en los derechos de miles de familias" ya que para la organización el matrimonio civil entre parejas del mismo sexo es una cuestión de derechos humanos".