Francisco Verdú, consejero delegado de Bankia, renunció en la tarde de este miércoles a su cargo e indemnización en la entidad. La decisión del alto directivo, nombrado por Rodrigo Rato, se produce tan solo unas horas después de que la Audiencia Nacional admitiera a trámite una querella contra él y otros otros 32 ex altos cargos.

NOTA DE LA ENTIDAD ANTE LA CNMV

Según las fuentes consultadas, "nadie pidió a Verdú que renunciase" y "no se trata de una dimisión, sino de una renuncia para no dañar a la entidad". En otras palabras: el directivo renunciará también a la indemnización prevista en su contrato.

Verdú fue nombrado el 18 de junio de 2011, "cuando el proceso de salida a Bolsa ya estaba hecho", por lo que su responsabilidad en la operación (que es lo que cuestiona la querella), era limitada.

Verdú era el único de los 33 exconsejeros de Bankia y de su matriz BFA que seguía trabajando para la entidad. Verdú, con una amplia experiencia en el sector, fue consejero delegado de Banca March desde el 1996 a 2010. En 2010 pasó a ocupar una vicepresidencia del mismo grupo.

Como 'número dos' de Bankia firmó las cuentas anuales de la entidad de 2011, que reflejaban un beneficio de 309 millones de euros y que la auditora Deloitte se negó a refrendar por diferencias de valoración. Tras ser revisadas por el nuevo equipo gestor, las cuentas arrojaron pérdidas de 2.979 millones de euros.

El juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu interrogará, además de a Rodrigo Rato, como imputados al expresidente de Bancaja, José Luis Olivas, y al exministro del Interior, Ángel Acebes, que también formó parte del Consejo de Administración de la entidad.

También está imputado Arturo Fernández (CEOE y consejero de Bankia) y Juan Manuel Suárez del Toro (presidente de Cruz Roja).

El exgobernador del Banco de España Miguel Ángel Fernández Ordoñez está citado a declarar como testigo. Lee aquí toda la información y el auto.

LISTA COMPLETA DE IMPUTADOS