POLÍTICA

El Gobierno aprueba la nueva ley contra el dopaje centrándose en la salud de los deportistas

20/07/2012 15:00 CEST | Actualizado 20/07/2012 15:00 CEST
Getty

El Gobierno ha aprobado la nueva ley orgánica de protección de la salud del deportista y lucha contra el dopaje, que sustituirá a la anterior ley antidopaje.

La nueva legislación prevé la creación de la Agencia Española de Protección de la Salud en el Deporte en sustitución de la actual Agencia Estatal Antidopaje. Además, se aumentará la sanción en casos de dopaje si hay menores implicados hasta los 400.000 euros y se obligará a motivar los controles que se hagan excepcionalmente de madrugada.

Según ha explicado la vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, esta ley implementará "medidas preventivas de investigación para ayudar a la protección de los deportistas durante su actividad" y reforzará "la independencia de las instituciones".

La vicepresidenta afirma que se van a producir "avances en la protección de la salud" de los deportistas, con nuevos sistemas de reconocimientos médicos; nuevos mecanismos de prevención para distintas enfermedades, especialmente las cardiorespiratorias agudas; y con la habilitación de una tarjeta de salud especial para deportistas de alto nivel.

"Es un nuevo enfoque a la salud en el deporte. Hasta ahora se hablaba de la lucha antidopaje, esta es una norma mucho más amplia que se preocupa de la salud integral", ha explicado Sáenz de Santamaría. La norma, según la vicepresidenta, "empieza ahora una andadura amplia de informes y consultas" con diversos organismos, como el Consejo de Estado.

Sobre esta ley ya se pronunció el presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, quien esperaba tenerla aprobada para la primera quincena de octubre.

Cardenal dice que se busca "corresponder" a la nueva Agencia "con la mayor independencia posible", atribuyéndole "la competencia exclusiva sobre la instrucción del procedimiento sancionador en materia de dopaje". Además, aseguró que una de las diferencias más notables respecto a la anterior Ley "es la amplitud de significado que se le ha pretendido otorgar al concepto de la protección de la salud del deportista". "Hemos considerado que la misma debe sostenerse sobre una acepción de patología que afecta a cuestiones como la prevención de los riesgos asociados, al juego limpio y a la dimensión ética del deporte".

En dopaje, el objetivo es el de lograr mantener un equilibrio entre la adaptación de la legislación española a las "peculiaridades" de las fórmulas de represión del Código Mundial de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) y "el pleno respeto de los derechos fundamentales" de los deportistas y su entorno. La Agencia asumirá, además, el protagonismo máximo no sólo en el aspecto técnico sino en la planificación y la realización de los controles, y las federaciones deportivas pasan, a juicio de Cardenal, a tomar una "posición más neutral" en la instrucción de los procedimientos sancionadores. "Hemos ido de la mano de las organizaciones internacionales que actúan en este ámbito para despejar cualquier tipo de duda sobre nuestro compromiso en esta materia y cumplir con el Código Mundial Antidopaje", sentenció Cardenal sobre un asunto clave para la candidatura de Madrid a los Juegos Olímpicos de 2020.