INTERNACIONAL

Japón investigará si obligaron a los trabajadores de Fukushima a ocultar la alta radiación que sufrieron

21/07/2012 12:03 CEST | Actualizado 21/07/2012 12:26 CEST
REUTERS

El Ministerio de Sanidad de Japón investigará a una empresa subcontratada por los gestores de la planta nuclear de Fukushima que presuntamente obligó a un grupo de trabajadores a disimular los altos niveles de radiación que a los que se vieron expuestos durante las tareas de la limpieza radiactiva de la central tras el terremoto y posterior tsunami en marzo de 2011, informa Europa Press.

Las primeras informaciones sobre esta posible negligencia han procedido de un ejecutivo de Build Up -empresa subcontratada por TEPCO, Tokyo Electric Power Co.- que declaró este sábado al diario Asahi Shimbun que la compañía obligó a un grupo de diez trabajadores a forrar de plomo sus detectores de radiación para alterar a la baja las cifras de radiactividad durante las tareas de limpieza, que posteriormente debían ser reflejadas en un informe de trabajo.

Los trabajadores fueron contratados el pasado mes de marzo durante cuatro meses para forrar con aislantes de calor las tuberías de tratamiento de agua de la central, como precisa la agencia oficial de noticias japonesa Kyodo.

Esta posible manipulación se une al negro historial de la gestión de la mayor crisis nuclear tras Chernóbil. En un documento de 641 páginas conocido el pasado 5 de julio, una comisión de diez expertos creada en diciembre de 2011 a instancias del Parlamento de Japón concluyó que el desastre fue causado por el hombre y pudo haberse evitado. En informe critica con dureza la respuesta inicial al desastre del Gobierno del entonces primer ministro Naoto Kan.

La catástrofe nuclear de Fukushima causó 19.000 muertos y 80.000 personas continúan desplazadas del área contaminada. Mientras siguen las tareas de limpieza de la planta, Japón trata de proyectar una imagen de normalidad en la zona. Tres guías turísticos locales inauguraron el pasado 16 de julio con un baño la reapertura al público la playa de Nakoso, la primera que permite acceso a los bañistas, 65 kilómetros al sur de la central.

ELECTRIFY THE WORLD