El Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD en sus siglas originales), liderado por el actual primer ministro, Mark Rutte, y principal candidato en las elecciones, está utilizando la difícil situación económica que atraviesan España e Italia para ganar adeptos con un polémico eslogan electoral.

Lee el artículo completo en Elmundo.es