INTERNACIONAL

Panetta advierte de que el ataque contra la ciudad de Alepo es "un clavo en el ataúd de Assad"

30/07/2012 09:32 CEST | Actualizado 30/07/2012 09:52 CEST
Stringer / EFE

El secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, ha advertido al régimen de Al Assad que el ataque que prepara contra la ciudad de Alepo, la más poblada del país y controlada en parte por los rebeldes es "un clavo en el ataúd" del presidente sirio, Bashar al Assad, y una prueba más de su falta de legitimidad para gobernar.

Panetta ha insistido en la necesidad de que haya una iniciativa internacional concertada "para derrocar al régimen de Al Assad", pero no ha planteado ninguna nueva iniciativa por parte de Washington.

La semana pasada el Ejército sirio envió refuerzos a Alepo y prepara el asalto definitivo a la ciudad, aunque por el momento se limita fundamentalmente a ataques con helicópteros y bombardeos de artillería.

"Si siguen con este tipo de ataque trágico contra su propia población en Alepo creo que será al final un clavo en el propio ataúd de Al Assad", ha afirmado Panetta, el secretario de Defensa de Estados Unidos, en declaraciones a la prensa poco antes de aterrizar en Túnez, primera etapa de una gira por Oriente Próximo que le llevará a Egipto, Jordania o Israel.

"Lo que Al Assad ha estado haciendo a su propio pueblo y sigue haciendo deja bien claro que su régimen está llegando a su fin. Es una pérdida de legitimidad", ha agregado. "Ya no es una cuestión de si el régimen terminará, sino de cuándo", ha recalcado.

Panetta destacó la necesidad de "proporcionar ayuda a la oposición", aunque no ha insinuado que se vaya a materializar de ninguna forma concreta. Hasta ahora Estados Unidos ha reconocido que ayuda a la oposición, aunque se limita a material no letal para comunicaciones o suministros sanitarios.

NO MÁS VICTIMAS MORTALES

La subsecretaria general de Asuntos Humanitarios y coordinadora de Respuesta de Emergencia de Naciones Unidas, Valerie Amos, ha instado a todas las partes del conflicto sirio a asegurarse de que no haya más víctimas civiles a causa de los combates en Damasco y Aleppo y que las agencias humanitarias puedan entrar en ambas ciudades.

"Estoy profundamente preocupada por el impacto de los bombardeos y del uso de tanques y otro armamento pesado sobre el pueblo de Alepo, la ciudad más poblada de Siria, pero también sobre el de Damasco y el de las localidades cercanas", ha dicho Amos en un comunicado.

En las últimas semanas, las fuerzas gubernamentales y los rebeldes sirios se han enfrentado en Damasco y Alepo. Tras el atentado perpetrado el pasado 18 de julio en la capital, en el que murieron cuatro altos cargos, el Gobierno lanzó una ofensiva para recuperar la ciudad y, una vez conseguido, dirigió sus esfuerzos a Alepo, la segunda en importancia del país.

Desde que comenzaron los combates en Alepo, el pasado viernes, unas 200.000 personas han abandonado la ciudad y las localidades cercanas, según datos del Comité Internacional de Cruz Roja (CICR) y de la Media Luna Siria.