NOTICIAS

La Fontana de Trevi recauda 540.000 euros en lo que va de año

31/07/2012 17:11 CEST | Actualizado 31/07/2012 17:31 CEST
Getty

¿Quién no ha tirado alguna vez una moneda a una fuente esperando que se cumplieran sus deseos? La tradición de arrojar monedas a fuentes o pozos es una superstición popular milenaria relacionada con el culto al agua. Se asociaba con poderes curativos, con la capacidad de encontrar pareja o asegurar la fertilidad, y con el paso del tiempo se ha convertido en una superstición creer que si tiras una moneda al agua y pides un deseo, éste se cumplirá.

Cualquier fuente es susceptible de convertirse en un pozo de los deseos. La Fontana de Trevi, en Roma (Italia), es, de lejos, la más popular. Tan solo en los seis primeros meses de 2012 los turistas y lugareños arrojaron monedas por valor de 540.000 euros, con un peso de 6.457 kilos, una cifra nunca antes conocida, ha publicado el diario italiano La Republicca.

Según la leyenda, lanzar una moneda al emblemático monumento garantiza el regreso a la ciudad eterna. Pero ojo, no se puede hacer de cualquier manera: hay que tirarla de espaldas, con la mano derecha sobre el hombro izquierdo. La fuente es un imán para los turistas desde que Anita Ekberg se dio un chapuzón en La Dolce Vita de Fellini, y cada año aumenta su recaudación: de lo 838.000 euros en 2010 pasó a los 951.000 en 2011. Y la cifra recaudada en los seis primeros meses de este año apunta a que en 2012 batirá de nuevo su récord.

El aumento de ingresos, no obstante, no se debe a que los turistas sean más generosos -o supersticiosos- sino a que se han reducido los robos gracias a la estricta vigilancia a la que está sometida las 24 horas del día. El dinero recaudado va a parar la organización benéfica Cáritas.

¿DÓNDE TIRO MI MONEDA?

Si bien es la más famosa, la Fontana de Trevi no es la única. Hay muchas fuentes y pozos de los deseos diseminados por todo lo ancho del globo.

  • Real Sitio de Covadonga, en Asturias (España): El lugar donde Pelayo comenzó la Reconquista está cargado de leyenda. Un incendio en 1.777 destruyó la iglesia y la primitiva imagen de la virgen. Carlos III ordenó su reconstrucción y la Catedral de Oviedo donó una nueva imagen al año siguiente, pero el fuego fundió todo el oro que había en la cueva y éste fue a parar al estanque inferior. Se dice que este es el origen de la tradición de arrojarle monedas.
  • Parque de las Hadas de Melbourne (Australia): Esta fuente, donde los niños acuden a pedir deseos, se hizo famosa por haber sufrido un saqueo en 2011. Unos ladrones entraron en el parque de atracciones y se llevaron cerca de 30.000 dólares, con un peso estimado de unos 270 kilos en monedas. Según el diario Geelong Advertiser, habían sido acumuladas durante ocho años.
  • Pozo de los deseos de Chinatown en Los Angeles (California, EEUU): En este se puede pedir cualquier tipo de deseo, solo hay que acercarse al borde y lanzar la moneda, pero para que el deseo se cumpla, esta debe caer con la cara hacia arriba. Si sale cruz, no se cumplirá.
  • Pozo de Santa Rosa de Lima (Perú): Está junto a la basílica dedicada a esta virgen, que cuenta con muchos devotos en el país andino. Cada 30 de agosto, los fieles acuden a pedirle que se cumplan sus deseos relacionados con el amor, la salud, el trabajo o el dinero. Su particularidad reside es que Santa Rosa no necesita monedas, se conforma con que los deseos vayan escritos en un trozo de papel.
  • Aguas termales de Bath (Reino Unido): Esta ciudad es famosa por albergar unas termas romanas en un excelente estado de conservación. Uno de los lugares más especiales es la piscina redonda de agua fría, donde se puede tirar una moneda como ofrenda a los dioses y pedir un deseo, tal y como hacían los romanos hace 2.000 años.
  • Templo de Plata de Kyoto (Japón): según muchas guías de viajes se trata de uno de los lugares más bonitos de la ciudad. Posee unos jardines muy cuidados y repletos de flores por los que pasa un pequeño arroyo donde los japoneses lanzan sus yenes con la esperanza de que se cumplan sus deseos.