NOTICIAS

Detectan por primera vez cáncer de piel en peces salvajes en Australia

02/08/2012 12:22 CEST | Actualizado 02/08/2012 13:40 CEST

Por primera vez se ha observado cáncer de piel en peces salvajes. Ha sido detectado en truchas con manchas oscuras que viven bajo el mayor agujero de la capa de ozono del mundo, en la Gran Barrera de Coral de Australia, y podría deberse a la radiación ultravioleta, según un equipo de científicos del Australian Institute of Marine Science, publicado en Plos One.

No era lo que los científicos estaban buscando. La investigación estaba orientada al estudio de tiburones, pero les llamó la atención de las manchas oscuras que veían en un tipo de trucha que se caracteriza por su color naranja brillante. Decidieron contactar con otro equipo de investigadores de esta zona de corales, un equipo de la Universidad de Newcastle. En principio concluyeron que las manchas podían estar causadas por una infección. "Llevamos a cabo un estudio y no encontramos nada, así que decidimos investigar en profundidad", dijo a Los Angeles Times Michael Sweet, uno de los expertos que ha participado en el estudio.

Según dijo a este diario otra de las investigadores, Michelle Heupel, aunque es la primera publicación sobre cáncer de piel en peces salvajes, probablemente no se trata de un fenómeno nuevo. Cerca del 15% de la trucha coral (Plectropomus leopardus) en la Gran Barrera de Coral de Australia (región que recibe mucha más radiación ultravioleta que otro lugar en el mundo) podría sufrir estas lesiones, según la investigación.

Bajo el microscopio observaron formaciones de tumores que parecían idénticas a las de peces a los que se había provocado melanoma (la forma más agresiva de cáncer de piel). Más allá de las lesiones sobre la piel, los peces capturados por los investigadores para el estudio no tenían signos de estar enfermos. Algunos pescadores de la zona han afirmado que han visto este tipo de peces con manchas al menos desde los 80.

"Se necesita seguir trabajando para conocer la causa del cáncer, pero habiendo eliminado la posibilidad de factores como microbios patógenos y contaminación marina, la radiación ultravioleta se perfila como la causa más probable", dijo Michael Sweet, de la Universidad de Newcastle, a The Australian. Ahora estudiarán si puede haber un factor genético, porque todas las truchas analizadas en el estudio fueron recogidas 136 en un radio de 20 metros y ninguno de ellos tenía cáncer en estado avanzado, según este diario.

EL CÁNCER DE PIEL EN HUMANOS

La radiación ultravioleta que se recibe en Australia lleva a que sus ciudadanos tengan una de las mayores tasas de melanoma del mundo. Según datos Julián Conejo Mir, de la Academia Española de Dermatología, “en EE UU se observa un melanoma cada 40 habitantes, y en Australia, uno cada 25. En España es aproximadamente de 1 cada 140 habitantes”. Australia lleva años realizando campañas de prevención contra el cáncer de piel y hay regiones en las que los solarium serán prohibidos en breve. Las cabinas de rayos UVA producen en Europa unos 3.000 nuevos casos de melanoma al año.

Aunque el melanoma maligno representa sólo 5% de todos los casos de cáncer de piel, es el responsable de la mayoría de las muertes por esta enfermedad y los casos han aumentado en todo el mundo en las últimas décadas, según publicó en 2011 la BBC, al hilo de una investigación en laboratorio con peces a los que se hace desarrollar melanoma en busca de claves sobre esta enfermedad. Según datos de la Organización Mundial de la Salud, añadían, cada año se diagnostican entre 2 y 3 millones casos de cáncer de piel no melanoma y unos 132.000 casos de melanoma en el mundo. El melanoma maligno está provocando unas 65.000 muertes cada año en todo el planeta.