POLÍTICA

El Gobierno ordena detener a los responsables del asalto a los supermercados

08/08/2012 13:40 CEST | Actualizado 08/10/2012 11:12 CEST

El ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, ha anunciado hoy que la Policía y la Guardia Civil tienen la orden de detener a los responsables de los asaltos a dos supermercados en los que participó el alcalde de Marinelada (IU), Juan Manuel Sánchez Gordillo.

"Todos somos conscientes de que la gente lo está pasando mal, pero el fin no justifica los medios", ha destacado en declaraciones a Efe Fernández Díaz, que ha añadido que en ningún caso se va a permitir que se viole la ley porque "esto sería la ley de la selva".

El titular de Interior ha criticado duramente el apoyo a estos hechos mostrado por el diputado de IU Gaspar Llamazares y ha avanzado que ha trasladado su preocupación al ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, para que a su vez inste a la Fiscalía a investigar lo ocurrido por si los hechos fueran constitutivos de delito.

"UN FRANQUISTA DE TOMO Y LOMO"

Tras el anuncio, Gordillo llamó al ministro de Interior, Jorge Fernández Díaz, "franquista de tomo y lomo". Gordillo aseguró que estaría "orgulloso de entrar en la cárcel por este motivo, una y mil veces".

En declaraciones a Europa Press, Sánchez Gordillo ha lamentado, tras conocer esa orden de detención, que "haya vuelto el franquismo y el terrorismo estatal a España con la llegada del PP" y asegura no entender "por qué no se detiene a Botín y a otros banqueros que roban miles de millones, o muchos gerifaltes de los partidos que han robado a manos llenas".

"Si quiere buscar chorizos, tiene muchos donde elegir, y no tengo que ser yo, que solo he hecho una acción pacífica, donde se cogieron alimentos cuya cuantía económica ha sido ridícula y no llega ni a hurto", añadió.

Tras asegurar que ir a la cárcel por lo que ha hecho sería "un honor" para él, se ha preguntado por qué no se detiene al presidente del Banco Santander, Emilio Botín, quien tiene "miles de millones" en paraísos fiscales, a "los corruptos" del PP y del PSOE o a los dirigentes políticos que dan dinero a los bancos en detrimento de los fondos para los pobres.

Muchos han sido los dirigentes políticos y sindicales que han criticado a Sánchez Gordillo, a excepción de compañeros de partido como Gaspar Llamazares, quien ha calificado el asalto a los supermercados de acto "simbólico" para denunciar la "situación crítica de muchas familias".

También lo ha definido como acto "simbólico" el vicepresidente de la Junta de Andalucía, Diego Valderas, quien ha dicho no estar de acuerdo con las "formas" pero sí con el fondo de estos hechos, que abren un debate sobre la riqueza y la pobreza.

Valderas ha recibido una dura crítica por parte de la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, quien además de condenar los "intolerables" sucesos ha lamentado que el vicepresidente del Gobierno andaluz "no se haya atrevido a condenar" lo ocurrido.

Igual de crítico ha sido el portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, para quien se trató de una "acción delictiva" a todas luces: "Cuando una persona ostenta un cargo público está obligado a dar ejemplo a los ciudadanos y en este caso ha sido lo contrario", ha lamentado.

Desde el PSOE, el secretario de Relaciones Institucionales y Política Autonómica, Antonio Hernando, ha calificado de "barbaridad" -la misma palabra que ha utilizado el presidente andaluz, José Antonio Griñán, en Twitter- los asaltos y el hecho de que en ellos participase un diputado, y ha subrayado que su partido rechaza "cualquier vulneración de la ley, sea de quien sea".

"Extraordinariamente" preocupado ha dicho estar por estos sucesos el secretario general de UGT, Cándido Méndez, para quien son necesarias otras estrategias y no ésta para buscar salidas a la crisis.

Y los promotores de los asaltos, los líderes jornaleros del Sindicato Andaluz de Trabajadores (SAT) han justificado su acción e incluso han apuntado que los supermercados de los que se llevaron comida también son "responsables" de la crisis económica y por eso les han querido "señalar con el dedo".E

"ALGUIEN TIENE QUE HACER ALGO"

Por su parte, Sánchez Gordillo, diputado autonómico, aseguró en la mañana del miércoles que "la expropiación alimentaria" en dos supermercados, donde cargaron carros con alimentos y artículos de primera necesidad para entregarlos a bancos de alimentos, fue una acción "necesaria" y que probablemente volverá a repetirse "porque alguien tiene que hacer algo para que haya familias que puedan comer todos los días".

En declaraciones a Canal Sur Radio, Sánchez Gordillo ha querido responder al presidente de la Junta, José Antonio Griñán.

El parlamentario de IULV-CA ha dicho que "más deleznable" desde el punto de vista político es el caso de los expedientes de regulación de empleo (ERE) y el acuerdo alcanzado entre PP y PSOE sobre la reforma de la Constitución.

Sánchez Gordillo, ¿Héroe o villano?