Un avión experimental no tripulado X-51A WaveRider, una nave hipersónica diseñada para traspasar seis veces la velocidad del sonido no completo su vuelo de prueba por un fallo en una de sus aletas, según ha informado Departamento de Defensa de Estados Unidos.

El problema con la aleta en la embarcación fue identificado en el vuelo de prueba el pasado martes, 16 segundos después de que se desprendiese del bombardero B-52 al que estaba anclado.
 
Según Daryl Mayer, un portavoz de la Base Aérea Alaen Ohio, el avión se rompió de inmediato y cayó en al Océano Pacífico cerca de Point Mugu al noroeste de Los Angeles. De todas formas, apunta Mayer, en caso de que la prueba hubiese sido un éxito, el avión se hubiese estrellado al final del vuelo y hubiese sido irrecuperable.

NUEVA YORK-LONDRES EN UNA HORA

El Waverider está diseñado para atravesar hasta seis veces la velocidad del sonido y es lo suficientemente rápido para recorrer en menos de una hora la distancia que separa la ciudad de Nueva York con Londres.

Los militares tienen la intención de seguir desarrollando dentro del programa Waverider misiles de largo alcance con cabeza no nucleares y así poder contraatacar en caso de agresión de forma inmediata y contundente.

"Es lamentable que por un problema con el subsistema causado por las terminación de una de las aleta abortase tan rápidamente el vuelo antes de poder encenderse el motor scramjet , ha afirmado en un comunicado Charlie Brink, gerente del Programa para la investigación de la Fuerza Aérea.

"LAS CONDICIONES ERAN LAS ADECUADAS2

"Todos nuestros datos mostraban que las condiciones eran las adecuadas para el encendido del motor y estábamos muy esperanzados en poder cumplir con los objetivos de la mision y con nuestros objetivos", dijo Brink.

El nombre de la aeronave se conoce como el Waverider porque permanece en el aire, en parte, con elevación generada por las ondas de choque de su propio vuelo.

Este X-514 ha sido el tercero de cuatro aviones construidos para uso militar, uno de los cuales voló durante más de tres minutos a una velocidad mach 4,88, es decir, casi cinco veces la velocidad del sonido en un vuelo de prueba en 2010, según un comunicado de las fuerzas del aire norteamericanas.

El primer WaveRider, construido por Boeing, fue probado en mayo de 2010 a 3.500 kilómetros por hora durante 143 segundos, antes de que un fallo técnico pusiera fin a la prueba antes de tiempo; así como el segundo, de junio de 2011 y que también terminó antes de lo esperado aunque éste sí logró datos concretos.