De tanto en tanto, Google abandona su logotipo habitual para sorprendernos con un "doodle", como se conoce a los logos creados especialmente para marcar una fecha o rendir homenaje a un personaje en particular.

Lo que empezó en 1998 como una simple idea -un hombre dibujado detrás de la letra "o" para dar a entender que el equipo no estaría ese día en la oficina- se transformó con el tiempo en una serie de intrincados diseños que muchos incluso consideran arte.

Lee el artículo completo en BBC