TENDENCIAS

El Códice Calixtino podrá verse desde este jueves y hasta el domingo en el Pazo de Xelmírez

23/08/2012 09:55 CEST | Actualizado 23/08/2012 10:49 CEST
EFE

El original del Códice Calixtino estará expuesto desde este jueves y hasta el domingo en el Pazo De Xelmírez, palacio episcopal situado al norte de la Catedral, orientado hacia la Praza do Obradoiro, dentro de una exposición organizada por el Museo de la Catedral de Santiago sobre esta pieza.

Según ha informado la propia catedral, la inauguración de la exposición tendrá lugar este jueves a las 11.30 horas y en ella estarán presentes el arzobispo de Santiago, Julián Barrio; el deán de la catedral, José María Díaz; y el conselleiro de Cultura, Jesús Vázquez, entre otras autoridades como el delegado del Gobierno en Galicia, Samuel Juárez.

La exposición sobre esta pieza ya estaba prevista antes de la localización del Códice este mes de julio en un garaje de O Milladoiro, cerca de Santiago de Compostela, después de haber permanecido robado durante un año. Ahora, además de la información y documentación que se aporte en la muestra, la Catedral de Santiago ha confirmado que la pieza original, el Códice Calixtino, podrá contemplarse durante cuatro días.

El Códice Calixtino recorrerá desde el próximo septiembre y durante 2013 diversas ciudades españolas y extranjeras para satisfacer la expectación causada por la desaparición del libro, pero con una salvedad: la obra original se queda en la catedral y serán sus copias las que viajen por la península y el mundo.

¿CUÁLES SIN LAS NUEVAS MEDIDAS DE SEGURIDAD?

Para evitar que el Códice sufra otro robo, el cabildo anunció en julio un plan de seguridad para proteger este valioso volumen del siglo XII, conocido como la primera guía del Camino de Santiago.

Las nuevas medidas de seguridad incluyen 40 cámaras de vigilancia las 24 horas del día y un equipo de ocho personas que controla permanentemente el libro y las salas de la Catedral.

El Códice estará expuesto en un armario o vitrina, se instalará una alarma, detectores de humo, controladores de humedad y las llaves que dan acceso a la catedral de Santiago estarán sometidas a un estrecho control.

NOTICIA PATROCINADA