INTERNACIONAL

Holanda envía dos cazas para interceptar un avión de Vueling

29/08/2012 14:37 CEST | Actualizado 30/08/2012 08:27 CEST
AFP

Lo que comenzó como el posible secuestro de un avión de la aerolínea española Vueling terminó en una operación aparatosa, pero calculada, con aviones de combate, furgonetas de policía en la pista de aterrizaje y pasajeros sin poder salir durante dos horas de la nave.

Un fallo de comunicación entre el piloto del vuelo de la compañía Vueling VY8366 entre Málaga-Amsterdam, con 183 pasajeros a bordo, y la torre de control llevó al Gobierno holandés a enviar dos cazabombarderos F-16 para interceptar la nave, según confirmaron fuentes del Ministerio de Defensa del país a El Huffington Post.

ASÍ FUE LA TRAYECTORIA DEL VUELO

Tanto Vueling como la Policía holandesa desmintieron "categóricamente" el secuestro del avión y aludieron a un "malentendido" al perder la torre de control el contacto por radio con el piloto.

Fuentes de la aerolínea catalana sostienen que la torre de control "sobrevaloró" el fallo en las conexiones y activó la alarma en el aeropuerto, tal y como está establecido en los protocolos

El avión aterrizó en el aeropuerto de Schiphol (Amsterdam) y, en pocos minutos, fue rodeado por las fuerzas de seguridad. Tras dos horas de espera, los pasajeros descendieron sin problema y pudieron pisar, por fin, tierra firme.

vuelo malaga

YA PASÓ EN 2011

No es la primera vez que se produce una situación de este tipo. El 27 de mayo de 2011, un vuelo comercial de Vueling que también cubría el trayecto Málaga-Amsterdam fue interceptado por un caza Mirage 2000C del ejército del aire francés al perder las comunicaciones con París. Un pasajero grabó en vídeo cómo el caza se situaba a escasos metros de su ventanilla.