La Casa Blanca resistió menos de dos semanas el clamor popular y desveló este fin de semana las recetas "secretas" de las dos cervezas que se fabrican allí por iniciativa del presidente estadounidense, Barack Obama.

En un blog del sitio web de la residencia presidencial, el chef mayor de la Casa Blanca, Sam Kass, explicó cómo se llegó a la fabricación de sus cervezas, después de que el pasado 23 de agosto el portavoz presidencial Jay Carney dijera que no iba a divulgarse la receta de la bebida presidencial, 'White House Honey Ale'.

En esas recetas figura como ingrediente básico la miel elaborada en la propia Casa Blanca, a partir de las colmenas instaladas en 2009 en la residencia presidencial. "Hasta donde sabemos", declaró, "la Cerveza Rubia Miel Casa Blanca de Fabricación Tradicional es la primera bebida alcohólica fermentada o destilada en los predios de la Casa Blanca".

Aunque el primer presidente de Estados Unidos, George Washington, fabricó cerveza y destiló whisky en su plantación de Mount Vernon, y el tercer mandatario, Thomas Jefferson, produjo vino, no hay pruebas de que en la Casa Blanca se haya fabricado cerveza.

Carney confirma en esa página que el presidente estadounidense compró un equipo de fabricación de cerveza "inspirado por quienes en todo el país producen" esa bebida en sus casas.

SUGERENCIAS

"Después de los primeros barriles dimos con algunas recetas excelentes de una cervecería local", añade. "Recibimos un par de sugerencias de algunos empleados de la Casa Blanca que fabrican sus cervezas, y nos ayudaron a corregir y mejorar la nuestra".

El interés generado por las recetas de las cervezas -la rubia y otra negra, ambas con miel- llevó a que un grupo de partidarios de la transparencia en asuntos gubernamentales y de entusiastas por la fabricación hogareña de cervezas iniciaran una petición a la Casa Blanca.

Otro entusiasta de la cerveza doméstica, incluso, inició una gestión formal amparada por la Ley de Libertad de Información para obtener las recetas y obtuvo el respaldo de casi 13.000 firmas.

Según Zoe Conway, de la BBC, hay quien piensa revelar los secretos de la bebida del presidente esconde ciertos intereses políticos, dado que uno de los clichés politicos más antiguos es que la gente votaría por la persona con la que más le gustaría tomarse una cerveza y el rival de Obama en las elecciones de noviembre, Mitt Romney, que pertenece a la religión mormona, no bebe.