Huffpost Spain

El ministro francés del Interior, Manuel Valls, defiende la fiesta de los toros en zonas con tradición

Publicado: Actualizado:

El ministro francés del Interior, Manuel Valls, de origen español, defendió hoy los espectáculos taurinos en las regiones francesas con tradición para preservar su identidad y su cultura, frente al procedimiento jurídico en marcha para prohibirlas en todo el país.

Se trata de "tradiciones que existen en algunas regiones, y en particular en el sur de Francia, que hay que mantener", ha señalado en una entrevista radiotelevisada a RMCy"BFM TV, el mismo día en que el Consejo Constitucional examina en una audiencia la demanda de asociaciones antitaurinas para impedir que esos espectáculos se puedan celebrar en cualquier punto de Francia.

El ministro socialista, que recordó que los toros "forman parte de la cultura" de su "familia", insistió en que "es una cultura que hay que preservar en la Camarga" y en otras regiones.

FLEXIBILIDAD

Y frente al argumento de los antitaurinos ante el Consejo Constitucional de que el principio de que si las corridas y otras fiestas con toros están prohibidas en algunas zonas del país lo deberían estarlo en todas, señaló que no hay que llevar la uniformidad hasta el extremo.

"Hay valores comunes, los de la República, los de la protección del Estado, pero son necesarias también actualmente una raíces. No las arranquemos, porque si no la gente no sabe adónde va", comentó.

Preguntado justo antes de esos comentarios sobre la significación del 11 de septiembre en Cataluña, Valls -nacido en Barcelona- explicó que la de hoy "es una fecha muy particular" porque se conmemoran los atentados terroristas de 2001 en Estados Unidos, "el asesinato" en 1973 del presidente socialista chileno Salvador Allende, y además es "una fiesta muy importante" en Cataluña.

MALTRATO ANIMAL

La legislación francesa prevé penas de hasta dos años de cárcel y 30.000 euros (38.300 dólares) de multa para quienes causen daños crueles a los animales.

Pero desde 1951 existe también una excepción para las corridas y las peleas de gallos en aquellas ciudades donde exista una tradición de estos espectáculos, una situación que los sucesivos Gobiernos han mantenido.

Una decena de miembros del Consejo, máxima instancia constitucional francesa, van a escuchar hoy los argumentos de los favorables a los toros y de los contrarios, y anunciar una fecha para la publicación de su dictamen.