Un avión de Ryanair que volaba desde Bristol (Reino Unido) hasta Reus, en Tarragona, ha sufrido problemas técnicos y ha acabado aterrizando en el aeropuerto de El Prat de Llobregat. Este nuevo incidente que afecta a la compañía irlandesa se ha saldado sin heridos. Tampoco se ha producido ninguna anomalía en el momento del aterrizaje, aunque el cambio de rumbo ha obligado a activar la alerta local, confirmaron fuentes de Aena.

Lee el artículo completo en El País