Un avión de la aerolínea irlandesa Ryanair ha tenido que realizar este domingo un aterrizaje no previsto en el aeropuerto de Madrid-Barajas al sufrir un problema técnico, según han informado a Europa Press fuentes de AENA.

El aterrizaje tuvo lugar a las 14.43 horas cuando el vuelo con destino Tenerife Sur procedente de París tuvo que desviarse de su ruta y tomó tierra en el aeropuerto de Madrid-Barajas alegando problemas técnicos.

El aparato de Ryanair tomó tierra sin ningún incidente, lo que ha permitido desactivar la alarma local minutos después, explicaron fuentes de AENA. Por el momento, se desconocen los motivos que han obligado al comandante de la aeronave a desviarse de su ruta y realizar el aterrizaje en Madrid.

Otro vuelo de la compañía irlandesa también tuvo que aterrizar de emergencia este sábado en el aeropuerto de El Prat de Barcelona. En este caso el avión procedía de Bristol (Reino Unido) con destino Reus (Tarragona) pero tuvo que aterrizar en Barcelona debido a la pérdida de combustible.

PETICIÓN DE FOMENTO

El Ministerio de Fomento ha pedido al comisario europeo de Transportes, Siim Kallas, y a los responsables de la dirección general de Aviación Civil irlandesa que se tomen decisiones para reforzar la seguridad aérea tras los sucesos ocurridos en las últimas semanas con relación a Ryanair.

Según han confirmado a Efe fuentes de Fomento, esta petición se ha efectuado por carta y a través de la secretaría general de Transporte, e incluye la solicitud de una reunión "inmediata" para decidir las medidas que se van a aplicar.

Estas mismas fuentes han indicado que la misiva dirigida al estonio Kallas recoge las propuestas de la ministra de Fomento, Ana Pastor, para modificar el reglamento comunitario con el objetivo de que las autoridades de supervisión nacionales puedan ampliar sus competencias sobre las compañías aéreas extranjeras de fuerte implantación en su territorio.

Fuentes de Fomento han apuntado también que la secretaria general de Transportes, Carmen Librero, va a viajar a Irlanda para reunirse con su homólogo con el objetivo de estudiar nuevas vías para reforzar la seguridad aérea.