Los que quieran ver de cerca el Ecce Homo de Borja, en Zaragoza, tendrán que pagar un euro. La fundación encargada de la conservación del santurario ha tomado esta medida para recaudar fondos. Los abogados de Cecilia Giménez, la vecina que transformó la pintura, estudian reclamar derechos de autor.

Lee el artículo completo en RTVE.es