La firma apuesta otra vez por una campaña publicitaria que parece perseguir la polémica. Se centra esta vez en el desempleo. Su eslogan: “Parado del año”. Los carteles están protagonizados por un grupo de atractivos jóvenes trajeados que la marca considera que representan a su generación: tienen estudios superiores y talento, pero no tienen trabajo. Además, la campaña se completa con vídeos y anuncios para televisión en los que aparecen antidisturbios y grupos de chavales protestando al estilo de los indignados del 15-M.

Lee el artículo completo en economia.elpais.com