La Audiencia Nacional ha confirmado la libertad condicional del preso etarra enfermo Josu Uribetxebarria Bolinaga al estimar que existe un "peligro patente" para su vida de forma clara, evidente y manifiesta", y que todos los informes médicos coinciden en que su padecimiento es "muy grave e incurable".

Así consta en el auto dictado por la sección primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional, que hace una semana adelantó su fallo alcanzado por cuatro votos a favor y uno en contra del magistrado Nicolás Poveda, que en su voto particular sostiene que, pese a que el recluso padece una enfermedad muy grave, ningún informe médico menciona "un riesgo de muerte patente".

Los cuatro magistrados que votaron a favor de su excarcelación en contra del criterio de la Fiscalía entienden que el recurso del Ministerio Público no discute que todos los informes médicos aportados en la causa coinciden en que la dolencia del secuestrador de José Antonio Ortega Lara es "muy grave e incurable".

Consideran que en este caso se ha concedido de manera acertada la libertad condicional en virtud del artículo 92.3 del Código Penal, que exige que concurra un "peligro patente para la vida del interno", que sea mayor de 70 años o que sufra una enfermedad muy grave con "padecimientos incurables".

Y rechazan el argumento del fiscal de que debería habérsele aplicado el artículo 92.1 y 92.2, que demanda la concurrencia de varias circunstancias, entre ellas el arrepentimiento y la desvinculación de la banda terrorista.

UN JUEZ, EN CONTRA

El juez Nicolás Poveda, único magistrado de la Sección Primera de la Audiencia Nacional en oponerse a conceder al expreso de ETA Josu Uribetxeberria Bolinaga la libertad condicional, asegura en un voto particular hecho público este miércoles que el arrepentimiento del etarra tendría que haber sido necesario para avalar su excarcelación.

En opinión de Poveda, Bolinaga es un enfermo grave con un padecimiento incurable pero su estado no reviste "un peligro patente para la vida". Asegura, además, que Bolinaga no sólo no ha mostrado su arrepentimiento sino que, según informes del Centro Penitenciario donde cumplía condena, "persiste en su actitud, justificando la misma".