El excoordinador general de IU Julio Anguita ha presentado este miércoles oficialmente a nivel nacional el ya constituido Frente Cívico 'Somos Mayoría', que ya suma 20.000 adhesiones de toda España y que cuenta con 15 asambleas ya operativas, y cuyo objetivo último es aglutinar a la "mayoría" social que está sufriendo los envites de la crisis y de las políticas dictadas por los mercados, con el fin de "imponer su fuerza en el peso político".

En declaraciones a los periodistas en Córdoba previas a dicho acto, Anguita ha explicado que ahora "estamos en un momento de excepción", pues afrontamos "una crisis de sistema", que ha llevado a una "situación de emergencia" no conocida en la historia de España y para la que "no hay salida".

EL EMPLEO, EL ELEMENTO MÁS DRAMÁTICO

En este sentido, ha recordado que "la deuda no se puede pagar" y además es "imposible crecer económicamente y crear empleo", tal y como han determinan varios premios Nobel, en cuanto a que "es imposible que con una economía deprimida se pueda crecer y crear empleo". Pero es que, además, "el elemento más dramático" de la crisis "es que el 57% de los jóvenes no tiene horizonte de trabajo, y eso es que un país se acaba".

Ante ello, las posibles salidas no pasan por nuevas elecciones, puesto que "es el mismo proyecto el de unos que el de otros", y tampoco sirve "que la gente se inhiba", ya que "es una forma de ir muriendo lentamente hasta que venga por uno", mientras que tampoco es posible "invocar salvadores". En consecuencia, según Anguita, "solo queda una salida, que el llamado soberano, o sea, la inmensa mayoría de ciudadanos asuma su parte de responsabilidad".

En esa mayoría se incluyen "parados, precarios, mujeres que se quedan embarazadas y las ponen en la calle, los perjudicados por los ERE, aquellos que han sufrido sentencias injustas, una clase media que por fin sabe lo que es estar proletarizada y unos pequeños empresarios que ya están pasando lo que han pasado los trabajadores".

UN PUNTO DE UNIÓN

El problema de esta mayoría social, según ha argumentado Anguita, es que "existe, pero no para sí, pues no está homogenizada" y en su seno hay "enfrentamientos, tensiones, visiones ideológicas distintas y votantes distintas", es decir, "la mayoría no está unida", pues, aunque sí que hay "unas minorías más activas", también hay "una inmensa mayoría que está en su casa". Ante esto, el fin del Frente Cívico, que Anguita no aspira a liderar, es "hacer lo posible para que la mayoría consiga un punto de unión", pues, a partir de ahí, se puede lograr que "esa mayoría se transforme en soberanía nacional, en torno a un programa".

Las bases del mismo, según Anguita, habrán de ser la Declaración de Derechos Humanos, la Carta Social Europea, la Carta de Derechos Laborales y la Carta de la Tierra, para conformar así un proyecto "en torno a cuatro principios: justicia social, democracia, ética y cultura".

Anguita, que se ha preguntado si el sacrificio que se exige para supuestamente salir de la crisis llevará a los españoles "hasta trabajar como los chinos", ha señalado que, con el Frente Cívico ya en marcha, de lo que se trata es de "imponer su fuerza" en el ámbito político, es decir, "hacer un programa y lograr que salga adelante", para lo cual "hay mil y una maneras, entre las cuales se incluye la desobediencia civil, aunque, cuando ésta la ejerce la mayoría, ya no es desobediencia civil" y se transforma "soberanía nacional".

En definitiva, al poder económico, del que "el Gobierno es su manijero, y que es fuerte, hay que combatirlo con otro poder equivalente, y construir ese poder es lo que estamos intentando, muy modestamente", según ha concluido Anguita.