El presidente de Ryanair, Michael O'Leary, ha adelantado que las autoridades irlandesa y española han confirmado, tras una investigación abierta a la compañía por unos aterrizajes de emergencia, que sus estándares de seguridad se encuentran a la par que los de las aerolíneas más seguras de Europa.

O'Leary ha señalado, en una rueda de prensa, que el informe sobre la investigación de la autoridad irlandesa IAA -en la que participaron dos oficiales de la Agencia Española de Seguridad Aérea (Aesa)-, de los aterrizajes de emergencia de tres aviones de Ryanair en Valencia el pasado 26 de julio por una supuesta falta de combustible, concluye que se cumplió con la normativa de seguridad y operativa de la UE.

El informe dice que, en los tres casos, las aeronaves despegaron hacia Madrid desde sus destinos de origen con un nivel de combustible por encima del establecido en los requisitos del plan de vuelo.

Las autoridades consideran que los aparatos también contaron con niveles de combustible cercanos al nivel exigido para el desvío que tuvieron que realizar aquel día a Valencia por la tormenta eléctrica en Madrid.

El informe apunta, asimismo, a que las operaciones en un aeropuerto tan concurrido como el de Madrid bajo condiciones meteorológicas de tormentas eléctricas y los niveles de tráfico aéreo asociados pueden añadir retrasos significativos a todos los vuelos.

Por ello, Aesa analizará los retrasos en las llegadas a Madrid para valorar si se deberá recomendar u obligar a la carga de cantidades adicionales de combustible en operaciones normales, especialmente cuando las pistas dirección sur están en uso, ha añadido.

El informe recomienda, asimismo, revisar la política de combustible de Ryanair y valorará la emisión de una guía orientativa a las tripulaciones en lo que respecta al fuel a cargar en operaciones hacia aeropuertos concurridos con operación de variedad de tipos de aeronaves y operadores aéreos, especialmente en condiciones climatológicas adversas, cuando es probable que se requiera un desvío.