Gaspar Llamazares ha presentado este jueves los objetivos de su nueva formación política, Izquierda Abierta, que este sábado se constituye en asamblea. El diputado de IU ha explicado que este nuevo partido quiere ser una "referencia política" para movimientos sociales como el 15-M.

Esta nueva formación, dentro de IU, se puso en marcha hace unos meses, aunque es ahora cuando afronta su constitución formal y la elección de su portavoz, que presumiblemente será Llamazares.

"Pretendemos ser un catalizador de esa necesaria organización de la izquierda", ha señalado Llamazares durante la rueda en la que, junto a los escritores Almudena Grandes y Luis García Montero, la periodista Teresa Aranguren y el ex rector de la Universidad Complutense de Madrid Carlos Berzosa.

Llamazares, en la rueda de prensa que ha ofrecido Izquierda Abierta (IA) para explicar este proyecto y los detalles de la asamblea, ha subrayado que el objetivo de estas nuevas siglas es convertirse en un "espacio abierto" para que toda la izquierda que quiera involucrarse "pueda cambiar el país".

"Lo que hoy está en peligro no es sólo el Estado Social y de Bienestar, sino también la conquista más importante de este país que es la democracia política. Queremos ser esa plataforma, ese espacio de encuentro, de diálogo en el seno de la izquierda, entre la izquierda social y la izquierda política", ha asegurado, para añadir que más que "un partido político más", pretenden desarrollar "una nueva práctica política".

Este proyecto "nunca va a competir electoralmente con IU", ha dejado claro otra vez Llamazares, que, junto a la secretaria de Política Institucional de la coalición, Montserrat Muñoz; el responsable de Finanzas, Antonio Cortés, y el poeta Luis García Montero son los impulsores de esta nueva marca.

MENCIÓN AL 25-S

En este sentido, ha defendido que valoran mucho "la contestación social de los ciudadanos", el 15-M y la Cumbre Social y que no piensan "criminalizar" las expresiones de "crítica legítima" que realicen los ciudadanos tales como la protesta que el próximo 25 de septiembre pretende rodear el Congreso de los Diputados para pedir la dimisión del Gobierno.

"No caeremos en la tentación de criminalizar esa manifestación, como está haciendo la Delegación del Gobierno. Estaremos con los ciudadanos y cumpliremos con nuestras obligaciones. Es compatible", ha señalado, para insistir en que no se debe "penalizar" la protesta ciudadana, tal y como -ha denunciado- pretende hacer "con cualquier conflicto" el Ministerio de Justicia. "Las cosas no se solucionan por esa vía", ha apuntado.

En esta misma línea, ha subrayado que "no es extraño" que los ciudadanos estén indignados, teniendo en cuenta que las políticas del Gobierno de Mariano Rajoy cada vez conllevan a "más paro, más recortes de derechos sociales" y "mayor pobreza". "Los ciudadanos tienen todo el derecho a la indignación", ha denunciado.