Dice uno de los tópicos más certeros del fútbol que los partidos se ganan atacando, pero que los campeonatos se ganan defendiendo. Este dicho explicaría el triunfo del Barça ayer en su debut en la Champions al mismo tiempo que por la misma regla de tres encendería todas las luces de alarma de cara a objetivos de mayor lustre.

Lee el artículo completo en AS