Fue hablar Alemania y la prima subió de nuevo hasta 40 puntos desde la apertura. El IBEX perdió un 3,92% en la jornada de este miércoles. En este caso, el nuevo recado europeo se articuló a través de un comunicado hecho público este martes junto a Holanda y Finlandia, los países que mantienen una posición más dura sobre los rescates y la austeridad.

Una vez más, España volvió a copar la portada de los medios internacionales, de donde no ha salido en los últimos días por las manifestaciones ante el Congreso de los Diputados y las elecciones y llamamientos a la autodeterminación en Cataluña.

¿Qué pasa ahora?

El comunicado que los ministros de Finanzas de Alemania, Holanda y Finlandia han hecho público tras una reunión en Helsinki, es por una parte un recordatorio de que en España hace falta más austeridad y por otra una dura advertencia: Europa no se hará cargo por completo del rescate de la banca.

¿No la habían rescatado ya?

España goza ya de un compromiso de la eurozona, que está dispuesta a prestar hasta 100.000 millones de euros a España para que sanee a los bancos. Este viernes, con el informe final de las auditorías privadas, se conocerá la magnitud total del agujero.

Aunque el dinero lo ponen los países del euro por miedo a que la inestabilidad financiera acabe afectándoles a ellos, el que responde es el Gobierno, que utilizará el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (el FROB) para canalizar la ayuda europea. Si la banca no devuelve lo prestado o si las deudas son tan grandes que tienen que dejar parte sin pagar para evitar males mayores, quien responde es igualmente el Gobierno. Y todo rescate que pase por el FROB engrosará la deuda del Estado, que está creciendo a un ritmo vertiginoso y ya se sitúa en el 75,9% del PIB. El aumento de la prima de riesgo probablemente esté muy relacionado con este factor, ya que un gran aumento de la deuda hace dudar a los inversores de que el Estado sea capaz de devolver lo prestado. Alemania, a través de un portavoz, negó tal hipótesis, ya que el aumento de la deuda sería asumible para España, según Berlín.

¿Y esto no lo tenía previsto la eurozona?

Si y no. En la última cumbre, los líderes europeos aprobaron un cambio de gran alcance en la supervisión financiera europea. El BCE supervisará directamente a los grandes bancos europeos en un futuro y cuando eso pase el fondo de rescate recapitalizará directamente a las entidades en apuros, evitando pasar por los Gobiernos y así no lastrando la deuda pública. Una decisión al respecto estaba prevista para diciembre, pero Alemania ha asegurado que los plazos son muy cortos para una reforma de tanto calado.

¿Y qué pasa con las recapitalizaciones que se hagan antes de la supervisión europea?

Serán responsabilidad de los Gobiernos de turno, en este caso del de Mariano Rajoy, aunque el irlandés se encuentra en un caso similar. Altos cargos de la eurozona habían anunciado que, una vez que entrase en vigor el nuevo fondo de rescate y la supervisión bancaria, esa responsabilidad pasaría de los Gobiernos nacionales al fondo de rescate. Según el comunicado hecho público por Alemania, Finlandia y Holanda, eso no ocurrirá. "El MEDE (el fondo de rescate permanente) podrá responsabilizarse directamente de los problemas que ocurran bajo la nueva supervisión, pero los activos previos recaerán bajo la responsabilidad de las autoridades nacionales".

¿Por qué es esto tan importante hoy?

Porque estamos a unas horas de que se conozca el dictamen definitivo de las consultoras privadas que el Gobierno ha contratado para determinar con exactitud el agujero total de la banca española. Además, es importante hoy porque el segundo rescate, que se articulará con compras masivas de bonos de deuda para calmar a los mercados, todavía no está claro. Rajoy ni si quiera ha confirmado que lo pedirá. El viernes, la auditora Oliver Wyman cifrará el agujero de la banca, el primer rescate, (podría rondar los 60.000 millones) y tras eso el Gobierno negociará el desembolso definitivo y el reflote de entidades como Bankia. Pero si algo se tuerce, serán los ciudadanos españoles quienes respondan por los pecados de los bancos.