El nuevo libro de la autora de Harry Potter es una de las novedades editoriales más esperadas del año al tratarse de una escritora superventas con legión de fans gracias a los libros del joven mago, de los que se han vendido 450 millones de ejemplares en todo el mundo (y subiendo). La novela para adultos de J. K. Rowling se titula The casual vacancy: 503 páginas ya a la venta en Reino Unido en los que aborda la pobreza y los prejuicios de clase social.

"Se habla de los pobres como esta masa homogénea, como gachas. La idea de que podrían ser individuos, y estar donde están por razones muy diferentes y diversas, de nuevo parece escapársele a algunas personas", dijo a The Guardian Rowling, que era una madre soltera que vivía de la ayuda estatal cuando comenzó a escribir las historias de Harry Potter. "Estoy en deuda con el estado del bienestar", ha dicho, en declaraciones recogidas por El Mundo.

"Es un libro diferente. Salen adolescentes, pero no son como los protagonistas de Harry Potter. Son contemporáneos. De alguna forma, es una historia sobre personas marginadas", apuntó Rowling durante la presentación pública en Londres este jueves. Lo edita Little Brown, y que Salamadra publicará en español el próximo año, según recoge Efe.

"COMEDIA RURAL, MELODRAMA NEGRO"

The Casual Vacancy ha sido descrita por la revista New Yorker como una "comedia rural de formas que, habiendo tratado temas sociales sobre el estado de la nación, se convierte en un melodrama negro". La nueva novela de J. K. Rowling gira en torno a la guerra abierta entre los vecinos de una localidad imaginaria, Pagford, para cubrir una plaza en el Ayuntamiento que hasta entonces había ocupado Barry Fairweather, defensor de los habitantes de una zona marginada del pueblo.

Las críticas al libro en la prensa británica han sido variadas, aunque en general positivas -"una delicia" a pesar de ser "extremadamente sombrío" y contener "lenguaje grosero", decía el Daily Mirror-, y muchas han girado en torno a una lectura política de la novela: "Un implacable manifiesto socialista disfrazado de literatura", sentenciaba el conservador Daily Mail.

En el Telegraph una de las críticas que le da tres de cinco estrellas destaca que le ha quedado la sensación que Rowling ha sacado todas las palabras malsonantes, el sexo y la virulencia que había dejado fuera de los límites de Harry Potter. Y avisa de un "hurcanado" final. Es "un cuento con moralina de los tiempos que vivimos", apuntan en Express.

Por su parte, en The London Evening Standard señalan que tiene un punto en común con la saga de Harry Potter, la "habilidad" de la autora para meter a "un extraordinario número de personajes" en una "narrativa coherente". Aunque en The Guardian, donde se reconoce su maestría para hablar de adolescentes ("especialmente varones") y parejas infelices, se considera que al final la novela queda "prisionera de sus propias convenciones".

Uno de los críticos del The New York Times no la pone muy bien y la califica de "decepcionante" porque no tiene magia -ni de la de Harry Potter ni "narrativa", apunta-.

En cualquier caso, el libro tiene virtualmente garantizado el dominio de las listas de bestsellers mundiales, ya que el nombre de Rowling es suficiente para atraer a millones de compradores. Forbes llegó a calificar a esta escritora como el "primer autor multimillonario", tanto por la venta de sus libros como por la saga de películas de Harry Potter. Además, hacía cinco años que J. K. Rowling no tenía nada nuevo en las librerías.

"No fue premeditado escribir una novela para adultos. Tenía a medias una historia juvenil -que todavía está a medias- cuando me vino a la mente esta idea durante un vuelo", explicó Rowling, que en otras ocasiones ha señalado que la semilla de "Harry Potter" nació en un tren.