Felix Baumgartner tratará este martes de convertirse en el primer ser humano en romper la barrera del sonido al saltar desde 36 kilómetros de altura (36.576 metros) sin ayuda mecánica en la localidad estadounidense de Roswell (Nuevo México, EEUU).

Este deportista austríaco de 43 años, conocido por ser el primero en cruzar el Canal de la Mancha en caída libre y por sus saltos desde monumentos tan conocidos como el Cristo Redentor de Brasil, ha resistido las pruebas previas, con simulaciones a gran altitud.

ACTUALIZACIÓN 19:45: Han suspendido la misión del salto por los fuertes vientos al menos 48 horas. Cuando se reanude la misión, podrá seguirse en directo a través de El Huffington Post y y este enlace a YouTube.

Baumgartner tratará de batir cuatro récords al mismo tiempo establecidos hace medio siglo: el vuelo en globo tripulado más alto, el salto desde la mayor altitud, ser la primera persona en romper la barrera del sonido en caída libre y la caída libre de mayor duración (5 minutos y 30 segundos).

UN SALTO DE RIESGO

Un salto no exento de riesgos para Baumgartner, quien saltará desde un globo que le llevará hasta la estratosfera. De hecho, en el salto de prueba efectuado el pasado mes de julio desde una altura de 29.610 metros generó desperfectos en la cápsula que le elevó hasta allí.

Estos son algunos de los riesgos:

- Colisionar con las ondas de choque provocadas al superar la barrera del sonido. El choque supondría un golpe parecido al de una explosión.

- La baja presión. Puede causar problemas cerebrales, oculares y cardiovasculares.

- La exposición al vacío. Incluso durante poco tiempo puede provocar que la sangre hierva.

- Súbita descompresión. Puede causar problemas pulmonares y arteriales, así como obstrucciones auditivas, mareos y dolores gastrointestinales.

- Frías temperaturas. Pueden ser un problema tanto para Baumgartner como para su equipo. También el calor excesivo del sol puede ser un riesgo, ya que la radiación ultravioleta es 100.000 veces más fuerte de lo habitual para un ser humano a 36.000 metros.

- Viento. Una racha fuerte de viento puede generarle mareos y romper su globo.

- Problemas técnicos. La mayor preocupación para Baumgartner y su equipo es que el traje se raje o que el paracaídas se despliegue de forma accidental.

ÚLTIMO MENSAJE

En su cuenta de Facebook, Baumgartner ha dejado un último mensaje antes de tratar de alcanzar su hazaña. En un vídeo grabado, relata que ha de madrugar antes del salto para someterse a distintas revisiones médicas y pide a sus seguidores que le apoyen.

El salto podrá seguirse en directo desde numerosas televisiones, incluído el canal Teledeporte de RTVE, y la web de Red Bull Stratos, que patrocina el evento y que lo retransmitirá en su canal de YouTube.

Loading Slideshow...
  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • Un salto estratosférico

  • El salto estratosférico

Nunca tantas personas habían seguido en directo una retransmisión vía web. Más de ocho millones de personas vieron a SuperFelix convertirse en hombre supersónico, según AllThingsD.

Compártelo:

"Es difícil describir la sensación (de romper la barrera del sonido) porque no me enteré de nada. Estar en el traje era como ir escayolado", bromeó el saltador durante la conferencia. Más serio contó que hubo momentos en los que pensó que iba a perder el sentido

Compártelo:

http://big.assets.huffingtonpost.com/salto.gif

Compártelo:

En la sala de control, aplausos nada más tocar tierra Felix Baumgartner. Toda la tensión contenida, expulsada en gritos y felicidad.

salto felix

Compártelo:

Para qué decir más

felix baumgartner jump

Compártelo:

Baumgartner, en el suelo. El aterrizaje ha sido perfecto.

casa

Compártelo:

Baumgartner se acerca al suelo poco a poco.

Compártelo:

par

Compártelo:

Ha abierto el paracaídas. No superará el récord de caída libre.

Compártelo:

Le quedan seis minutos de oxígeno. Lleva tres minutos de caída.

Compártelo:

Justo antes del salto

impresionan

Compártelo:

Baumgartner supera la barrera del sonido

Compártelo:

¡Baumgartner ha saltado!

Compártelo:

La cápsula desciende ahora unos metros. Todo está casi listo para el salto.

Compártelo:

Dos horas y media desde que el globo comenzó a ascender. Todo listo. casi 40.000 metros de altura.

Compártelo:

Baumgartner supera ya los 39.000 metros de altitud

Compártelo:

Un saltito

salto

Compártelo:

La sala de control, conteniendo la respiración

control

Compártelo:

Se empiezan a abrir las puertas

Compártelo:
Minutos antes de que Felix Baumgartner pegue el salto.

felix

Compártelo:

Baumgartner va a tirarse. Se está preparando. Está rozando los 39.000 metros.

Compártelo:

Compártelo:

Baumgartner sigue subiendo. Ya va por los 37.400 metros.

Compártelo:

Compártelo:

Baumgartner sigue subiendo. No ha parado a los 36.576 metros que estaban programados.

Compártelo:

¡¡¡¡Baumgartner llega a los 36.573 metros fijados para lanzarse en caida libre!!!!!

Compártelo:

Baumgartner va a saltar. Fuera de la cápsula, 16,2 grados bajo cero.

Compártelo:

Pasó hace ya dos horas. El primer paso para llegar a la estratosfera.

Compártelo:

Baumgartner ya ha logrado un récord: el del vuelo tripulado en globo al punto más alejado de la tierra. El anterior era de 34.668 metros.

felix

Compártelo:

Si quieres conocer más sobre la persona que va a dar el gran salto puedes leer este perfil que publica El País: 'Felix Baumgartner, una vida de récord'

En el texto se cuenta que fue el primero en cruzar el Canal de la Mancha en caída libre y saltar desde monumentos como el Cristo Redentor de Brasil. El austriaco y su equipo se han estado preparando durante años para superar las marcas establecidas hace 52 años por el antiguo coronel norteamericano Joe Kittinger, que completó un salto en caída libre desde una altura de 31.333 metros (102.800 pies) durante la misión Excelsior III de 1960.

Compártelo: