NOTICIAS

'Operación Emperador': Trasiego de Ferraris, Porsches y Chevrolets Corvette

16/10/2012 17:40 CEST | Actualizado 16/10/2012 17:40 CEST
EFE

Trabajadores del polígono industrial Cobo Calleja de Fuenlabrada (Madrid) se preguntaban a menudo cómo era posible ver deportivos Ferrari, Porsche o Chevrolet Corvette a las puertas de las naves de productos chinos y hoy, tras la "operación Emperador", creen tener clara la respuesta.

Donde muchas veces había vehículos de alta gama hoy se veían los furgones policiales y coches patrulla de la Policía Nacional que han participado en la operación coordinada por el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu contra el blanqueo de capitales y el delito fiscal relacionados con las mafias chinas.

La Policía ha registrado desde la madrugada varias naves y locales comerciales en el polígono Cobo Calleja, el mayor centro comercial de empresarios chinos de toda Europa, dedicados a la venta al por mayor de toda clase de productos

Varios trabajadores chinos han relatado a Efe que al menos dos de las tiendas registradas pertenecen a la misma familia, aunque no han dado nombres.

En concreto, son dos locales situados en la calle Manuel Cobo Calleja, eje central del polígono, precisamente dos de las más conocidas y con mayores ventas de este área comercial del sur de Madrid.

CIERRES ROTOS, CRISTALES DESTROZADOS

Los empleados chinos de estos y otros comercios de la zona han asegurado no tener relación con ninguno de los supuestamente implicados, pero sí han criticado que la policía llegase de madrugada y rompiese cristales y cierres de puertas para entrar.

"No me parece normal", ha comentado a Efe un trabajador de una tienda de calcetines cercana al almacén Gold City S.L., cuya puerta ha sido reventada por la policía.

Los trabajadores españoles del polígono, que han visto cómo poco a poco se instalaban más y más comercios orientales donde antes había pequeñas industrias locales, estaban más dispuestos a hablar que sus compañeros chinos aunque no tenían demasiada información porque la relación entre ambas comunidades es fría.

COCHES DE ALTA GAMA

Al lado de un comercio chino de la calle Villablino dedicado a la venta de artículos de "todo a 1 euro", un trabajador español del polígono ha dicho a Efe que ya le parecía "sospechoso" que hubiera por allí "demasiados coches de alta gama".

"Nos parecía raro y ahora, con esto del blanqueo de capitales, no nos ha extrañado", ha apuntado.

En la misma calle, delante de la nave de Home Master Import SL, donde ocho policías y un furgón impedían el paso mientras se producía el registro, dos conductores de grandes tráiler admitían a Efe que toda la mercancía que transportaban tenía como destino ese almacén.

Como al intentar entrar la policía les ha dicho que el recinto estaba precintado, aguardaban en la calle a que sus jefes les dijeran qué hacer.

No han querido decir de dónde procedía la mercancía pero sí que han viajados esta noche desde Alicante.

En esta nave, una de las más grandes de todo el polígono, se venden cada día al por mayor miles de productos de menaje.

DE LOS REGISTROS A LA REDADA

Un comerciante español de un empresa de pinturas ha declarado a Efe que no es inusual que se produzcan este tipo de registros por parte de la policía, pero que nunca había visto un despliegue como el de hoy.

"En otras ocasiones se producen registros por tema de falsificaciones pero una redada de este tipo, a tan gran escala y por blanqueo de capitales, como dicen, no había visto nunca", ha manifestado.

Este hombre ha coincidido esta mañana desayunando en el bar con grupos de comerciantes y trabajadores chinos que hablaban del tema, pero ha señalado que a los españoles no les han contado nada.

No muy lejos, la policía practicaba otro registro en la calle Piedrafita 11, en un almacén de venta de ropa y electrodomésticos, a la vista de las imágenes de la fachada, en la que todo, a excepción de los números, está rotulado en chino.

También ha habido registros en naves de las calles Villablino y Villafranca del Bierzo, aunque, en general, el polígono mantenía esta mañana la actividad normal de cada jornada laboral, con el habitual trasiego de camiones, furgonetas y coches.