INTERNACIONAL

Enfrentamientos entre Policía y manifestantes en Beirut tras el funeral del jefe de inteligencia asesinado

21/10/2012 16:00 CEST | Actualizado 21/10/2012 16:58 CEST
AFP

Decenas de miles de personas se congregaron en el centro de Beirut para participar en el funeral por el jefe de la Inteligencia de la Policía, general Wisam al Hasan, asesinado el viernes pasado en un atentado con coche bomba en la capital.

A mediodía, miles de personas comenzaron a congregarse en el centro de la ciudad con fotos de Al Hasan y del ex primer ministro Rafic Hariri, muerto en 2005 en otro atentado y del que el responsable policial era un estrecho colaborador. Las exequias se iniciaron en la mezquita Amin, también conocida como de Rafic Hariri, junto a la que se encuentra el mausoleo del exprimer ministro, donde también será enterrado Al Hasan.

El ataúd del responsable de Inteligencia, envuelto en una bandera libanesa, fue llevado en brazos por sus compañeros de las fuerzas de seguridad hasta el interior del templo, ante la mirada de los líderes políticos libaneses que acudieron al funeral.

TENSIÓN

El atentado del viernes, en el que también fallecieron otras dos personas y 126 resultaron heridas, ha incrementado la tensión en el Líbano, dividido entre partidarios y detractores del régimen de Bachar al Asad, y la cólera es perceptible, sobre todo, en las áreas de mayoría suní, comunidad a la que pertenecía Al Hasan.

De hecho, tras el funeral de Wisam al Hasan, grupos de manifestantes se enfrentaron a la policía cerca de la sede del Gobierno, donde los primeros trataron de irrumpir para exigir la dimisión del primer ministro libanés, Nayib Mikati. Según las imágenes difundidas por las televisiones libanesas, la policía respondió con gases lacrimógenos, chorros de agua y disparos al aire, para dispersar a los manifestantes.

La turba se acercó a la sede del Gobierno después de que durante las exequias el ex primer ministro y jefe del grupo opositor Futuro, Fuad Siniora, responsabilizó a Mikati por el asesinato del jefe de la Inteligencia de la Policía en un atentado con coche bomba, que causó la muerte de otras dos personas y 126 resultaron heridas.

Siniora llamó a "la caída del Gobierno de Mikati", por ser "responsable de la muerte de Al Hasan y los otros mártires": "No habrá diálogo sobre la sangre de los mártires y de los libaneses", agregó. Mikati dejó el sábado en el aire la posibilidad de dimitir, a la espera de que el presidente, Michel Suleiman, lleve a cabo consultas con los líderes políticos participantes en la mesa de diálogo nacional.

Durante las exequias Siniora aseguró que es inaceptable "la cobertura política de los asesinos". "Queremos un gobierno que proteja a los libaneses y no solo a una parte de ellos", subrayó el dirigente opositor, quien señaló que el asesinato de Al Hasan se debe a que este descubrió una trama que planeaba atentados contra personalidades antisirias.