Como era previsible, el Pleno del Congreso de los Diputados ha rechazado las once enmiendas a la totalidad de los Presupuestos Generales del Estado con los 179 votos en contra del PP y de UPN y con la abstención de Foro Asturias.

El resto de formaciones han apoyado las enmiendas de totalidad presentadas por otros partidos, bajo el argumento generalizado de que las previsiones sobre los que se sustentan los Presupuestos (PIB, paro, ingresos o exportaciones) no se cumplirán y que las cuentas son irreales e incumplibles. Además, consideran que llueve sobre mojado y que los recortes previstos para el próximo año agravarán los ya aplicados en el actual ejercicio, lo que sólo profundizará en la recesión y la destrucción de empleo sin conseguir con ello alcanzar los objetivos de déficit pactados con la Unión Europea.

Desde la tribuna, el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, quien ayer se refirió a las cuentas como las más "sociales de la democracia", ha respondido a estas críticas asegurando que si España no es capaz "de ganarle territorio a la crisis, no tiene futuro". "La diferencia entre el mensaje político del Gobierno es la diferencia de quienes confiamos en la capacidad y potencial de España. Tenemos que vencer a la crisis económica para que nuestra sociedad avance en términos de igualdad y evite los problemas de marginación social", ha añadido.

A juicio de Montoro, las críticas a los Presupuestos "siembran desconfianza y desesperanza" y son "profundamente insolidarias". "Detrás de ellas han levantado banderas políticas para mostrar que desde las diferencias se crea más confianza, cuando es lo contrario".

Los presupuestos continúan ahora con su tramitación parlamentaria y el siguiente paso será la presentación en la Cámara Baja de las enmiendas al articulado cuyo plazo termina este viernes a las dos de la tarde.