INTERNACIONAL
30/11/2012 10:41 CET | Actualizado 30/11/2012 10:41 CET

Botswana anuncia ocho meses después del viaje del rey que prohibirá las cacerías de elefantes en 2014

Rann Safaris

Se acabaron las cacerías de elefantes en Botswana, donde el rey Juan Carlos se rompió la cadera hace ocho meses durante un viaje para cazar elefantes. El país va a prohibir la caza comercial de animales salvajes -incluidos los elefantes- a partir de 2014 para evitar que la población de ciertas especies siga descendiendo.

"El Gobierno ha decidido la suspensión indefinida de la caza de animales salvajes con fines comerciales a partir del 1 de enero de 2014", anunció el ministerio de Medioambiente de Botswana. El Ejecutivo considera que "este deporte no es compatible" con sus compromisos de conservación y protección de la fauna local "o con el desarrollo de la industria turística a largo plazo". La caza mayor es una actividad practicada por aficionados, a menudo muy ricos, y el país es el hogar de una gran población de elefantes, leones y búfalos.

"No podemos permitir que esta disminución represente una amenaza real para la conservación de nuestro patrimonio natural y para la salud a largo plazo de la industria turística local, la segunda fuente de ingresos tras el diamante", explica el ministerio en el comunicado. El turismo contribuye al 12% del PIB en Botswana.

El rey participó en la polémica cacería invitado por el empresario saudí Mohamed Eyad Kayali y el Gobierno aseguró que el viaje no había supuesto ningún gasto extra. En aquel momento, la prima de riesgo estaba por las nubes y pocos días antes había asegurado que el paro juvenil le quitaba el sueño. Sus palabras al salir del hospital tras la operación de cadera triunfaron en las redes sociales: "Lo siento mucho. Me he equivocado y no volverá a ocurrir". La ONG WWF eliminó semanas después la presidencia honorífica del rey.

ESPACIO ECO