POLÍTICA

Rajoy: "Éste no es el mejor momento para bajar los impuestos"

02/12/2012 10:26 CET | Actualizado 02/12/2012 10:47 CET
EFE

"Subir los impuestos significa más paro y más recesión". Las palabras las pronunció el actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, antes de llegar a La Moncloa. Ahora, sin embargo, eso ha cambiado. "Éste no es el mejor momento para bajar los impuestos", reconoce en una entrevista publicada por el diario La Razón.

En la conversación afirma también que las decisiones adoptadas el viernes en materia de pensiones las impone "la realidad" y no Bruselas y justifica la no revalorización de las pensiones con el IPC porque "en los últimos años casi tres millones de personas han dejado de cotizar". "Quienes mejor saben lo que es hacer sacrificios y esfuerzos son nuestros padres y las personas que hoy están jubiladas. Han tenido una vida muy dura y han trabajado muchísimo para dejarnos el país desarrollado que, a pesar de la crisis, es España", indica Rajoy.

El presidente del Gobierno augura que "el año que viene será mejor que éste, también en pensiones", y pronostica que "en 2014 ya habrá crecimiento positivo". "El año 2012 ha sido malo. Y en 2013 habrá también crecimiento negativo, pero será mejor", pronostica.

"EN CUANTO TENGA MARGEN..."

Rajoy avanza que, "en cuando tenga margen", tratará de "compensar las subidas de impuestos y los ajustes que han sufrido los funcionarios", al tiempo que indica que quienes se manifiestan por estas y otras medidas adoptadas por su Gobierno tienen su "respeto". "Me preocupan los ciudadanos y sólo ellos marcan mi acción de gobierno", señala.

Rajoy también manifiesta que su objetivo es "preservar" la sanidad universal y gratuita, pero "que la gestión sea pública o privada no es lo principal", resalta. En materia de sanidad afirma: "No me gusta el euro por receta porque no discrimina por renta".

COMPLICADO REDUCIR EL DÉFICIT

El presidente del Gobierno reconoce que, en un "contexto de recesión", es "muy complicado" reducir 2,6 puntos de déficit para cumplir con el objetivo establecido por la Unión Europea para este 2012, fijado en el 6,3 por ciento del PIB.

"Nuestro objetivo es hacer bien las cosas, y veremos qué pasa al final de año", indica Rajoy, tras hacer referencia a los 2,6 puntos en los que debería reducirse el déficit, para pasar del 8,9% de 2011 hasta el 6,3% exigido por Bruselas para 2012.

En su último informe, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) aseguró que, según sus últimas previsiones y a pesar de las medidas adoptadas, España no logrará cumplir con los objetivos de déficit marcados para 2012, 2013 y 2014. Dicho informe, situaba el déficit de este año en el 8,1%, casi dos puntos por encima del 6,3%.

Asimismo, Rajoy explica que "hasta el momento" ha considerado que "no era necesario pedir ayuda" al Banco Central Europeo (BCE), a lo que añade que, en el caso de que entienda que "es bueno para el interés general", solicitará dicha ayuda.