POLÍTICA
04/12/2012 10:23 CET | Actualizado 02/02/2013 11:12 CET

La Audiencia Nacional investiga si Díaz Ferrán ocultó dos pisos de lujo en Nueva York, un chalet en Mallorca y un yate

Gtres

La Audiencia Nacional investiga si Gerardo Díaz Ferrán trató de ocultar a través de una sociedad interpuesta la propiedad de dos pisos de lujo en Nueva York, un chalet en Calviá (Mallorca) y un yate.

Las operaciones de compra-venta de los pisos de Nueva York se habrían llevado a cabo a través de la sociedad Holdisan Inversiones y sus dos filiales Holdisan Inversiones Nueva York y Holdisan Central Park LLC, que en junio de 2007 adquirieron dos apartamentos en el hotel Plaza de la ciudad estadounidense por los que pagaron, respectivamente, 7,8 y 2,7 millones de dólares.

La representante de las filiales norteamericanas en estas operaciones de compraventa habría sido Marta Díaz, hija de Díaz Ferrán. En marzo de 2010 ambas sociedades constituyeron una hipoteca conjunta sobre las dos propiedades con el Banco Sabadell por valor de 5,7 millones de euros.

Las empresas mayoristas que presentaron la denuncia contra Díaz Ferrán (Meliá, Viajes Iberojet (Orizonia), Pullmantur y AC Hoteles) pidieron al juez la imposición de medidas cautelares para evitar que el empresario vendiera estos apartamentos por valor de 12,9 millones de euros, a través de una agencia inmobiliaria de Nueva York llamada Corcoran Group Real Estate.

'LEUQAR' ES RAQUEL AL REVÉS

Holdisan Inversiones, además, sería también propietaria de un chalet en Calviá y de un yate de 27 metros de eslora llamado Leuqar (Raquel al revés, nombre de la esposa de Díaz Ferrán, Raquel Santamaría). El 5 de junio, el juez Velasco ordenó el bloqueo del yate, que estaba atracado en el puerto de Barcelona, para evitar un intento de traslado de la embarcación fuera del territorio de la Unión Europea.

Díaz Ferrán, detenido este lunes junto a otras ocho personas en el marco de la operación Crucero, habría ocultado presuntamente su patrimonio vendiendo Marsans a Posibulitum Business, de la que ejercía como administrador el empresario Ángel de Cabo, según han informado fuentes conocedoras de la investigación desarrollada por la Unidad Central de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional. El empresario podría ser imputado por los delitos de insolvencia punible, blanqueo de capitales y alzamiento de bienes.

Estas fuentes precisan que esta operación de alzamiento tuvo lugar en el año 2010. En concreto, lo que se vendió a Posibilitum fue la sociedad que poseía las acciones de Marsans, Teinver S.A. Esta operación se realizó presuntamente para ocultar el patrimonio real y así evitar hacer frente a los pagarés sin fondos que Marsans venía entregando desde 2009 a sus mayoristas.

Además, el socio de Díaz Ferrán, Gonzalo Pascual, fallecido en junio pasado, habría donado antes de morir a sus cuatro hijos sus participaciones empresariales en tres empresas propietarias de varias fincas de caza.

BIENES EN EL EXTRANJERO

El juez Velasco también investiga si los denunciados disponen de activos inmobiliarios en el extranjero que estarían ocultando a los acreedores y los administradores concursales, para lo cual se cursarán comisiones rogatorias a Liechtenstein, Suiza, Irlanda, Chipre, Panamá y Colombia. De igual modo, se estudia si Díaz Ferrán y Pascual llevaron a cabo la cesión ficticia de bienes muebles a Posibilitum.

La investigación se abrió a partir de una denuncia presentada por el bufete de abogados Ashurst en nombre de las cuatro empresas mayoristas, que reclaman más de 45 millones de euros a Díaz Ferrán y a Pascual después de que ambos se declararon en concurso de acreedores por las reclamaciones a Marsans.

Los denunciantes acusaban a Díaz Ferrán y su socio de llevar a cabo "un deliberado, sistemático, doloso y perfectamente planificado proceso de alzamiento y ocultación apresurada de sus bienes personales con la finalidad de intentar eludir sus innumerables e importantísimas obligaciones de pago con respecto a sus acreedores".

ESPACIO ECO