POLÍTICA
12/12/2012 20:13 CET | Actualizado 12/12/2012 20:13 CET

CiU y ERC alcanzan un acuerdo para celebrar una consulta soberanista en 2014, aunque sin concretar fecha

Reuters

Artur Mas ha dado un paso de gigante en su idea de cerrar un pacto de Gobierno estable en Cataluña. El president en funciones ha conseguido que CiU y ERC hayan alcanzado un acuerdo postelectora que prevé celebrar la consulta soberanista en 2014 pero sin fijar la fecha exacta. Aún quedan por cerrar "algunos flecos" del texto, según fuentes conocedoras de la negociación.

Las relaciones entre CiU y ERC marchan por mejor camino de lo que cabía presuponer en las horas posteriores a la celebración de las elecciones catalanas, el pasado 25-N. La organización de la consulta entre ambos partidos ha acabado sus trabajos, y aún se mantiene abierta la mesa que debe cerrar la cuestión presupuestaria.

Sobre la consulta, los negociadores plantean que el acuerdo no fije la fecha exacta del referéndum, con el argumento de dejar abierta la "hoja de ruta" soberanista para poder sumar en un futuro próximo al resto de partidos catalanes partidarios del "derecho a decidir".

ICV-EUiA y CUP ya han expresado la necesidad de que la consulta no se pacte de forma bilateral entre la federación y los republicanos, con lo que el acuerdo sobre el referéndum esbozado por CiU y ERC sería un guiño a estos partidos.

PRESUPUESTOS

La cuestión presupuestaria y de fiscalidad tiene que sortear más escollos, ya que, aunque ERC acepta unas cuentas austeras, exige un giro social que pasaría por incluir nuevas tasas que reporten mayores ingresos a las arcas catalanas.

Los republicanos no tienen un posición inamovible en cuanto a las nuevas tasas, pero esperan gestos, como recuperar el Impuesto de Sucesiones como lo dejó el tripartito y establecer un impuesto sobre las grandes superficies.

Teniendo en cuenta que los republicanos esperan que CiU mueva ficha, la federación ya ha dejado entrever que recuperar Sucesiones es "asumible" y que está abierta a recibir propuestas para mejorar la mala situación financiera de la Generalitat.

Mientras que CiU es partidaria de cerrar el acuerdo antes del viernes para ratificarlo en su Consell Nacional del sábado, los republicanos no tienen prisa pese a que también han convocado su Consell Nacional para el mismo día.

ERC está dispuesta a agotar los plazos de la negociación, e incluso plantea la posibilidad de convocar un Consell Nacional extraordinario para ratificar el acuerdo si éste no llegara antes del sábado.

ESPACIO ECO