El ex primer ministro de Italia Silvio Berlusconi dijo hoy que ha recibido todo tipo de acusaciones por parte de la izquierda "excepto la de ser gay y la de robar dinero a los italianos".

Berlusconi ha realizado estas declaraciones a Radio Capital, a las que el entrevistador reaccionó afirmando que ser calificado de homosexual no es una acusación.

"No tengo nada contra los gays. Tengo muchos amigos gays que son extremadamente simpáticos e inteligentes y también divertidos", respondió entonces el político conservador.

Berlusconi admitió además cierta decepción por el apoyo expresado por algunos representantes de la Iglesia y el Vaticano al actual jefe del Gobierno, el dimisionario Mario Monti, por su decisión de entrar en la contienda electoral de cara a los comicios de febrero.

"No puedo decir que me alegre", dijo Berlusconi, aunque consideró que ese posicionamiento por parte de las jerarquías eclesiásticas puede atribuirse a las investigaciones "politizadas" realizadas por los magistrados de Milán en que se ha visto implicado.

Berlusconi está siendo juzgado en la capital lombarda por el caso Ruby, en el que está acusado de inducción a la prostitución de menores y abuso de poder, mientras que el pasado 26 de octubre fue condenado en primera instancia a cuatro años de cárcel por fraude fiscal.

Sin embargo, sostuvo que se encuentra "sereno, sabiendo como están las cosas" y señaló que en el pasado intervino "en muchas cuestiones éticas y en las relaciones entre el Estado italiano y el Estado vaticano", aspectos por los que recibió "muchos elogios".

En los últimos días se han sucedido los ataques de Berlusconi contra Monti en reiteradas intervenciones en medios de comunicación, en las que le ha acusado de haber perdido "credibilidad", de intentar quitar votos a la derecha para favorecer a la izquierda, y de no cumplir con las promesas hechas al inicio de su mandato en noviembre de 2011 de que no seguiría en política tras la experiencia del Gobierno técnico.

Berlusconi le reprochó que su regreso a la batalla política haya sido "sin inscribirse en las listas electorales, siendo senador vitalicio, pero asumiendo el papel de líder de 'partiditos' de centro".

Con ello, aludía a la decisión de Monti de apoyar a una coalición de centro en la campaña sin ser candidato en las listas electorales, debido a que por su condición de senador vitalicio ya cuenta con un escaño en el Parlamento, por lo que no puede optar a otro. Pese a no ser candidato en las listas, Monti sí puede ser propuesto como primer ministro en el caso de que la lista a la que exprese su apoyo durante la campaña electoral gane las elecciones.