El operario del SAMUR que mantuvo una conversación telefónica con una amiga de Belén, una de las cinco jóvenes que fallecieron en la tragedia del Madrid Arena, ha explicado que él no es operador telefónico sino conductor de ambulancia.

El hombre ha llamado a la cadena esRadio para aclarar detalles de la conversación después de que ElMundo.es publicase la llamada:

ESCUCHA AQUÍ EL AUDIO

"Resulta que, desde la 1:30 de la mañana o antes, estuvimos recibiendo llamadas constantemente mis compañeros y yo de lo que estaba pasando allí. Entonces resulta que todas las llamadas que entraban, por desgracia, eran comas etílicos. Resulta que nosotros mandábamos ambulancias a ese punto y no podían entrar porque eran recibidas a botellazos, las zarandeaban e incluso las querían hasta volcar. Entonces se tomó la decisión de que se creara un punto para que se recibiera allí a las personas que fueran atendidas. Eso fue lo que realmente pasó y por eso la conversación que yo tengo es la de mandar a esta chica a este punto que era en la Puerta del Ángel con el Paseo de Extremadura. Y eso no lo dice El Mundo".

El operario ha asegurado que él se encontraba en la centralita del 112 y que estaba ahí "prácticamente forzoso". "Creo que estaba ocupando un sitio que a mí no me corresponde, soy técnico conductor de ambulancias, no soy operador. Primero, porque no me expreso bien, no tengo don de palabra", ha asegurado.