NOTICIAS
07/01/2013 13:39 CET | Actualizado 07/01/2013 13:55 CET

Obama designa sus altos cargos de seguridad: John Brennan, director de la CIA; Chuck Hagel, secretario de Defensa

Ya es oficial. Barack Obama anuncia hoy el nombramiento del republicano Chuck Hagel como Secretario de Defensa y el del asesor sobre Contraterrorismo John Brennan como el nuevo director de la CIA. Así se renuevan los dos puestos de más responsabilidad en la seguridad de EEUU.

Hagel, un veterano de la guerra de Vietnam y ex senador republicano por Nebraska, sustituye al general David Petraeus, que dimitió después de una aventura con su biógrafa. Obama lo nombra a pesar de la oposición de gran parte del Senado. Hagel se enfrentará a un duro escrutinio en la Cámara Alta a raíz de su ambigua postura sobre el apoyo estadounidense a Israel y por recientes comentarios sobre las sanciones a Irán por su programa nuclear.

Algunos de los partidarios de Israel en Estados Unidos sostienen que el exsenador se ha opuesto en varias ocasiones a los intereses de Israel, que ha votado varias veces en contra de las sanciones estadounidenses contra Irán y que ha efectuado comentarios despectivos sobre lo que ha llamado el "lobby judío" de Washington.

El posible secretario de Defensa también ha sido criticado fervientemente por los grupos de defensa de los derechos de los homosexuales por sus declaraciones en las que cuestionaba que "una persona abierta y agresivamente gay" pudiera desempeñar de forma adecuada el cargo de embajador estadounidense. Hagel presentó el mes pasado sus disculpas por sus "insensibles" palabras pronunciadas en 1998.

CRÍTICO CON LAS TORTURAS

Brennan ha ejercido como asesor en materia antiterrorista del presidente Obama desde el inicio de su primer mandato. Antes de ese cargo, Brennan había trabajado durante 25 años en la CIA. Además, fue director del Centro Nacional Contraterrorista durante una breve etapa en la administración del republicano George W. Bush.

Según el diario 'USA Today', Obama barajó nombrar a Brennan como director de la CIA tras ganar las elecciones presidenciales de noviembre de 2008 pero fue el propio Brennan quien pidió no ser nominado por las críticas recibidas por su vinculación con las técnicas de tortura empleadas por la CIA durante el mandato del anterior mandatario, George W. Bush.

Brennan siempre ha negado tener conocimiento del uso de técnicas de torturas en interrogatorio como el 'waterboarding' (asfixia simulada) y ha denunciado estas prácticas.

ESPACIO ECO