La deuda de las entidades españolas con el Banco Central Europeo se redujo un 8,1% en el mes de diciembre, hasta los 313.109 millones de euros, su tercer descenso mensual consecutivo tras acumular hasta agosto once máximos correlativos, según datos del Banco de España.

Este importe es el saldo vivo que las entidades residentes en España aún tienen pendiente de devolver al instituto emisor europeo como consecuencia de la financiación que el organismo les ha concedido previamente. La caída supone 27.726 millones menos que el importe contabilizado en noviembre.

Aún así, las dificultades de las entidades españolas para financiarse en el mercado interbancario se aprecian al constatar que el crédito solicitado por la banca española al instituto que preside Mario Draghi fue en diciembre de 2011 de 118.861 millones, frente a los 313.109 millones de 2012. Sin embargo, este crecimiento se ha ralentizado notablemente, pues llegó a multiplicase por siete en julio, antes de que el Gobierno se viera obligado a solicitar a la UE el rescate de la banca por valor de 100.000 millones de euros.

Lo mismo ocurrió con la parte que representa esta financiación neta a la banca española respecto al total del Eurosistema, que se situó por debajo del 50% por cuarta vez consecutiva. Tras llegar a superar el 80% antes del rescate bancario, esta deuda de la banca española con el BCE supone un 35,6% del total de la Eurozona, que ascendió a 884.094 millones de euros, un 0,08% menos que el mes pasado.

No obstante, esta cifra no sería representativa si se tiene en cuenta que en algunos países las entidades cuentan con un superávit de liquidez que se salda a través de las facilidades de depósito, con lo que el préstamo neto de estos países se cierra en negativo.

La apelación bruta de la banca española en las subastas de liquidez del instituto emisor tanto a corto como a largo plazo (357.292 millones de euros) se redujo en el pasado mes un 2,07%. Si sólo se tiene en cuenta esta apelación bruta en relación con el conjunto europeo (1.112.857 billones de euros), la financiación del Eurosistema correspondiente a la banca española se rebaja al 32,1%. Este porcentaje aún se mantiene muy por encima del que correspondería a España en función de su aportación al Producto Interior Bruto (PIB) de la zona euro (alrededor del 13%).

LA BANCA SIGUE REDUCIENDO SU "HUCHA" EN EL BCE

El importe bruto de apelación no recoge el dinero que los bancos españoles han tomado prestado al BCE y han vuelto a depositar a resguardo del organismo. La banca española tiene aparcados 44.183 millones en esta "hucha". Esta cifra es superior en un 83,9% a los 25.024 millones de noviembre.

En este sentido, el conjunto de las entidades del Eurosistema depositó 233.301 millones de euros en el BCE, un 3,3% menos respecto al mes precedente. Esta tendencia a la baja en el dinero depositado por la banca europea en el instituto emisor se produce tras la decisión del BCE en junio de dejar de retribuir las facilidades de depósito para impulsar el crédito. Hasta la fecha, el organismo monetario ofrecía un interés del 0,25% a un día a los recursos que se guardaban en la institución.