POLÍTICA
15/01/2013 11:56 CET | Actualizado 15/01/2013 11:57 CET

Un joven de Valencia ofrece 500 euros o 500 abrazos por un contrato de trabajo (VÍDEOS)

¿Contrataría a alguien por 500 euros o por 500 abrazos? Eso es lo que ofrece Lucas Sanchís Monsalve, un joven de 31 años en paro desde hace dos años al que se le ha ocurrido pagar por trabajar.

¿Por qué pagar por trabajar y por qué 500 euros? "Porque llevo bastante tiempo en paro y se me está acabando el dinero", confiesa en declaraciones telefónicas a El Huffington Post. "En el pasado me fui a trabajar a Inglaterra con una agencia de colocación, que cuesta una media de 500 euros. Pagas, te buscan un trabajo, normalmente en hostelería, con alojamiento y comida", explica. "Hace un mes se me ocurrió que si alguien me lo buscaba en Inglaterra, por qué no en España".

Con esa esperanza, Lucas ha montado una web llamada 500poruncontrato.com en la que ofrece, no sólo 500 euros por un contrato, sino también 500 abrazos simbólicos.

En esa web plantea sus condiciones: que el contrato sea de al menos 6 meses de duración y que se reserva el derecho de no aceptar el empleo. Además, pide que el trabajo sea "en Valencia o alrededores", aunque sí "consideraría opciones de trabajo en el resto de España o extranjero".

Para los 500 euros, también hay condiciones: no pagará si el contrato dura menos de 6 meses; si dura ese tiempo, pagará 250 euros al finalizar la relación laboral; y si dura un año, pagará los 500 euros en dos semestres. Los abrazos podrán ser recibidos "en el momento que elija a partir de haber comenzado la relación laboral".

FORMACIÓN

Lucas es diplomado en relaciones laborales, aunque dejó de lado esta carrera para estudiar comunicación audiovisual. "Soy operador de cámara, hago webs, vídeo, internet y poco más", explica. "He hecho varias webs, tengo una propia sobre cortos, creo mi propio contenido".

Antes de quedarse parado, Lucas estuvo trabajando en varios medios, entre ellos en Canal 9, como grafista. Aunque admite que no se le dio muy bien: "me manejo, pero no soy muy bueno".

También estuvo trabajando en Inglaterra e Irlanda, como camarero y lavaplatos respectivamente, por lo que tiene "un nivel medio alto" de inglés.

SIN PRESTACIONES

Actualmente, Lucas vive sin ingresos, ya que se le agotó la prestación por desempleo y la ayuda de los 400 euros. Comparte un piso alquilado por el que paga 200 euros y acude a casa de sus padres a comer y cenar para ahorrar gastos. "Vivo del dinero ahorrado. De vez en cuando trabajo en Correos, cada dos o tres meses trabajo dos días, pero no me da", asegura.

ESPACIO ECO