Huffpost Spain

Irlanda apunta a España y Países Bajos como origen de la carne de caballo detectada en hamburguesas

Publicado: Actualizado:
Print Article
HAMBURGUESA
gtres

El ADN de caballo detectado en carne de hamburguesas vendidas en Irlanda y Reino Unido podría proceder de España y Países Bajos. Según el ministro irlandés de Agricultura, Simon Coveney. Productos de esos países "parecen ser la fuente", según aseguró Coveney y recoge el diario The Irish Times.

Sin embargo, la contaminación, que "no es un problema para la salud", según el ministro, fue accidental. Raymond Ellard, director de la Autoridad para la Seguridad Alimentaria de Irlanda (FSAI, por sus siglas en inglés), aseguró que "estos ingredientes en particular no fueron utilizados en la producción de las hamburguesas en cuestión, sino que se encontraban en el inventorio".

En uno de los análisis realizados a las hamburguesas pudieron observar que el nivel de ADN de caballo daba positivo a un nivel del 29% respecto a la cantidad de carne de vacuno.

Por esa razón, las cuatro cadenas afectadas (Tesco, Lidl, Iceland y Aldi) han retirado este tipo de productos de sus estanterías mientras continúan las investigaciones.

BRUSELAS: NO HAY ALERTA SANITARIA

La Comisión Europea (CE) considera que el hallazgo de carne de caballo no afecta por el momento a la seguridad alimentaria en la Unión Europea.

El portavoz de Salud, Frédéric Vincent, indicó que "la Dirección General de Sanidad de la CE ha sido informada del caso por las autoridades irlandesas. Ellas están a cargo de verificar qué tipo de contaminación ha tenido lugar".

"Hasta la fecha, no parece que sea un cuestión de seguridad alimentaria, sino de la presencia de restos de un tipo de carne en un producto donde no debería estar", señaló el portavoz, quien añadió que Bruselas "está a la espera de que las autoridades irlandesas den más explicaciones sobre lo sucedido".

También en El Huffington Post

La verdadera pesadilla en la cocina
de
Compartir
Tuitear
PUBLICIDAD
Compártelo
cerrar
Esta imagen

Sugerir una corrección