Punto y final a la operación de asalto puesta en marcha por el Ejército argelino a la planta de tratamiento de gas donde un grupo de terroristas secuestró este miércoles por la noche a decenas de personas. Un secuestro que ha terminado de un modo dramático, ya que algunas fuentes hablan de medio centenar de muertos, entre rehenes y captores.

Desde el Gobierno de Argelia, su ministro de Comunicación, Mohamed Said Belaid, no ha aclarado ni el número de víctimas ni si se deben a los bombardeos del Ejército o al posterior asalto terrestre.

Durante toda la tarde la confusión ha sido total. Un portavoz de los secuestradores aseguraba a la agencia de noticias oficial APS que al menos 34 rehenes y 15 secuestradores habían fallecido durante los bombardeos del Ejército de Argelia. Otras fuentes aseguraban que muchos de los secuestrados habían logrado huir y que había al menos siete rehenes con vida.

ACUSAN AL EJÉRCITO

Según un portavoz de los Firmantes con sangre, el grupo de Mojtar Belmojtar que ha reivindicado el secuestro, los captores estaban intentando llevarse a una parte de los rehenes a un lugar más seguro a bordo de vehículos de Sonatrach cuando los helicópteros argelinos les han bombardeado.

Previamente, uno de los secuestradores había denunciado a esta misma agencia que helicópteros del Ejército argelino habían bombardeado las instalaciones, hiriendo a dos rehenes japoneses. Los secuestradores han amenazado con ejecutar a los rehenes si el Ejército argelino intenta asaltar el lugar para liberarlos.

SIETE REHENES CON VIDA

Los secuestradores, también a la agencia ANI, aseguran que siete rehenes occidentales están con vida, entre ellos dos estadounidenses. "Tres belgas, dos americanos, un japonés y un británico han sobrevivido al ataque", ha declarado el portavoz del grupo armado, quien pide a los responsables de la planta que acudan "a rescatar a los heridos". Además, amenazan con ejecutar a los rehenes que quedan con vida.

Según la agencia del Sahara argelino (APS), cuatro de los rehenes han sido liberados durante la operación, en la que el Ejército argelino se habría hecho con el control del complejo. Esta misma agencia asegura que unos 600 trabajadores argelinos fueron liberados.

El Ministerio irlandés de Exteriores ha comunicado que uno de los rehenes liberados es un ciudadano con pasaporte irlandés procedente de Irlanda del Norte. "Se puso en contacto con su familia, está a salvo", aseguraron a través de un comunicado. La cadena Fox asegura que entre los rehenes que están vivos tras haberse fugado hay varios estudiantes estadounidenses.

UN SEGUNDO ATAQUE TERRESTRE

El portal de noticias Al Arabiya anuncia que el Ejército argelino ha iniciado el ataque terrestre a la planta de gas para liberar a los rehenes secuestrados.

Poco después, la cadena británica de televisión Sky News ha informado de "una potente explosión" en la planta de gas durante el asalto al complejo. Eso sí, "lejos del módulo de alojamiento del complejo". Se desconoce, de momento, la causa de la deflagración. El corresponsal del periódico argelino El Watan ha asegurado que el asalto ya ha terminado y que ha durado media hora.

DECENAS DE SECUESTRADOS

Un número indeterminado de ciudadanos argelinos, junto a más de 40 extranjeros, fueron secuestrados este miércoles por un grupo radical cercano a Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) en la instalación gasística, operada por la argelina Sonatrach, la británica BP y la noruega Statoil.

Según fuentes oficiales argelinas, que no han dado datos sobre el número de ciudadanos argelinos retenidos, hay más de una veintena de extranjeros en la planta, pero los terroristas elevan la cifra a 41. Varios argelinos podrían haber escapado del secuestro.