El dopaje sigue asestando golpes al ciclismo. Si en los últimos días Lance Armstrong ha reconocido públicamente que se dopó, ahora varios exciclistas del equipo holandés Rabobank han asegurado en un comunicado que el dopaje era una práctica común dentro de la formación. Algunos importantes ciclistas españoles, como el triple campeón del mundo Óscar Freire o Juan Antonio Flecha pasaron por el equipo.

"De 1996 a 2012, la formación Rabobank funcionaba con dopaje", asegura el documento, publicado por el diario NRC Handelsblad. En noviembre la entidad bancaria anunció que abandonaba su alianza con el ciclismo debido a los continuos casos de dopaje.

"Era sencillo ser influenciado, el dopaje estaba extendido" entre el pelotón, ha explicado Thomas Dekker, de 28 años y único corredor que ha rechazado el anonimato. "Nadie se oponía. El dopaje era la moneda corriente y una manera de correr para numerosos compañeros y para mí. El dopaje formaba parte del oficio", aseguró.

"Pensé que las transfusiones de sangre eran el camino hacia el éxito. Todos los grandes ciclistas lo hicieron", añade. Otro corredor, que solicitó el anonimato, desveló que el Rabobank comenzó a utilizar EPO en 1996 "porque todo el pelotón funcionaba con EPO".