35 personas han resultado intoxicadas por monóxido de carbono este sábado durante un concierto celebrado en la iglesia parroquial de Sant Vicenç de Gualba (Barcelona) durante la Fiesta Mayor de Invierno del municipio, al que habían asistido más de 130 personas.

Según ha informado el Sistema de Emergencias Médicas (SEM), tres de los 35 afectados -una mujer de 81 años, otra de 50 y un niño de ocho años- están en estado grave, otro tiene un pronóstico menos grave y el resto están leves.

El SEM recibió la alerta a las 20.30 horas y dio el alta al momento a trece personas, mientras que doce tuvieron que ser trasladadas al Hospital de Palamós (Girona) y cuatro al Hospital de Sant Joan d'Espí Moissès Broggi (Barcelona) para ser atendidos con cámaras hiperváricas.

Las ambulancias del SEM trasladaron a una persona al Hospital de Sant Celoni (Barcelona) y cinco más acudieron por sus propios medios, según han informado. Junto al SEM y a efectivos de la Cruz Roja, los Bomberos de la Generalitat asistieron a un total de 42 vecinos que, una vez terminó el concierto, se personaron en la iglesia para comunicar que se encontraban mal, han informado en un comunicado.

Según los Bomberos, la causa de la intoxicación fue "una mala combustión de las estufas que habían estado encendidas durante el concierto", por lo que inmediatamente se organizó en el Ayuntamiento un punto de atención médica avanzada para atender al momento a las personas con síntomas de intoxicación.

Tras ventilar la iglesia, los Bomberos han informado este domingo que los niveles de monóxido de carbono son los habituales, lo que ha conllevado su reapertura "con normalidad".