El financiero Javier de la Rosa ha negado este martes ante la juez de Insrucción número 43 de Madrid, María del Coro Cillán, el contenido de la declaración que realizó el pasado mes de noviembre en la sede la la Unidad de Delitos Económicos y Fiscales (UDEF) de la Policía sobre el hecho de estar sufriendo amenazas por disponer de información sobre las supuestas cuentas en el extranjero del expresidente de la Generalitat de Cataluña Jordi Pujol. Ha afirmado además que desconoce si estos depósitos existen

Así lo han manifestado fuentes presentes en la comparecencia, que se ha prolongado durante algo más de media hora en el Salón de Actos de la sede de los juzgados de instrucción de Madrid. De la Rosa acudió a la cita sin compañía de abogado.

Según las mismas fuentes, y además de no ratificarse en la denuncia, el financiero catalán ha negado conocer la existencia de cuentas en el extranjero del ex presidente de la Generalitat, y también que estuviera presente cuando se abrieron dichas cuentas.

Lo único que ha reconocido, según las fuentes consultadas, es que fue él personalmente quien, en 1991, presentó al ex presidente de la Generalitat al dueño de la banca Lombard, aunque asegura que no sabe nada de la existencia de depósitos abiertos por la familia Pujol.

AMENAZAS Y COACCIONES

El pasado 28 de diciembre, el juez de la Audiencia Nacional Pablo Ruz dictó auto de inhibición por estos hechos en favor del Juzgado número 43 de Madrid, al considerar que la denuncia de De la Rosa no era de su competencia.

Las declaraciones de De la Rosa también habían sido comunicados por la UDEF a los juzgados de Plaza de Castilla y el asunto correspondió por reparto a la magistrada Coro Cillán, que había citado este martes al financiero para que se ratificara en su denuncia.

De la Rosa se presentó el pasado 29 de noviembre en la sede de la Unidad de Delitos Económicos y Financieros (UDEF) para denunciar que estaba siendo objeto de amenazas y coacciones.

El 5 de diciembre el financiero realizó una ampliación de esta denuncia en la que concretaba que las amenazas tenían su origen en el borrador policial sobre las cuentas de la familia Pujol publicado el 16 de noviembre por el El Mundo y su implicación en el caso Grand Tibidabo.

Según el citado borrador, el matrimonio Pujol Ferrusola y sus dos hijos dispone de un capital de 165 milllones de francos suizos (137 millones de euros) en la banca privada.