Barack Obama protagonizó un emotivo momento tras su discurso inaugural en el Capitolio, Washington, ante unas 800.000 personas.

El presidente de EEUU comenzó su segundo mandato con un discurso solemne cargado de futuro. Tras terminarlo Obama abandonó el escenario, pero echó una última mirada a un panorama que no volverá a protagonizar, ya que solo podía ser reelegido presidente una vez más.

Se paró sobre el escenario y miró visiblemente emocionado todo lo que le rodeaba, comentando lo especial que era este momento para él: "Quiero echar un último vistazo, una vez más", dijo Obama. "No lo voy a ver otra vez".


Loading Slideshow...
  • 4



Loading Slideshow...