El anuncio oficial de que la financiación de los proyectos de investigación científica del Plan Nacional, auténtico eje troncal del sistema de I+D en España, se recorta y se dilata el pago a los investigadores ha provocado un auténtico tsunami en la comunidad científica española. Tanto es así que, tras su publicación en el BOE el pasado jueves, empezó a difundirse una posible iniciativa de dimisión masiva de responsables de institutos. Para calmar los ánimos, el vicepresidente de investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Antonio Figueras, ha enviado a los directores de los centros de esta institución una carta exponiendo las aclaraciones acerca de la insólita y preocupante medida recabadas en la Secretaría de Estado de I+D+i (Ministerio de Economía). Si no se hubiera hecho este reajuste “pudiera peligrar el pago de los proyectos”, explica en la carta.

Lee el artículo completo en El País