Bruselas está preocupada por los altos niveles de paro y parte de esa preocupación se explica porque la reforma laboral ha servido, hasta ahora, fundamentalmente para destruir empleo.

Ese fue el razonamiento hecho por el vicepresidente de la Comisión Europea y titular de Economía, Olli Rehn, en una comparecencia junto a Luis de Guindos en la que confesó estar "preocupado" por la tasa de desempleo en España.

Según Rehn, es necesario seguir avanzando en las reformas que ya se han puesto en marcha, pero además es "fundamental" completar la reforma laboral con medidas que permitan a los parados encontrar empleo o que den nuevas oportunidades de formación.

Esos dos aspectos, el fomento del empleo y la formación o reciclaje, son asuntos pendientes del Gobierno, según critican sindicatos y expertos en materia laboral.

Para Rehn, la disminución de las presiones y la bajada de la prima de riesgo no puede ser un pretexto para no seguir adelante con el programa de reformas planteado, que resulta "fundamental" para restablecer el crecimiento económico.

También ha resaltado la necesidad de facilitar la creación de empresas y facilitar que el crédito llegue a las pequeñas y medianas empresas para que puedan crear empleo en el futuro, y para conseguirlo, ha considerado "fundamental" culminar la reforma del sector financiero para conseguirlo.

ABRIR LA MANO CON EL DÉFICIT

El comisario se mostró abierto a la posibilidad de relajar el ritmo de reducción del déficit público como premio a todas las reformas ya emprendidas.

Si se constata un deterioro grave de la economía española la CE podría prorrogar otra vez el objetivo de déficit para España, dijo, pero ha advertido de que si no se continúa por la senda de la consolidación y las reformas, la credibilidad del país puede volver resentirse.

No obstante, Rehn no ha querido confirmar si habrá una nueva flexibilización de la meta de déficit fijada para España en 2013 (4,5 % del PIB), una incógnita que no desvelará hasta que la Comisión Europea (CE) haga pública la actualización de sus previsiones económicas el próximo 22 de febrero.

OTRO COMISARIO Y EL PRESIDENTE DEL PARLAMENTO

No es el único alto cargo europeo presente en Madrid el lunes. El presidente del Parlamento Europeo, Michael Schulz, aseguró que la tasa de paro juvenil en España es "una vergüenza". Según los datos de la última EPA ya superan el 55%.

Durante la conferencia de alto nivel para conmemorar el 40 aniversario de la Confederación Europea de Sindicatos (CES), donde ha estado presente Fátima Báñez, Schulz ha añadido que estas cifras son "totalmente inaceptable" y ha indicado que las cifras de paro hacen que su reducción deba ser el "primer objetivo" de las políticas comunitarias.

"No podemos permitir que la parte más baja de la sociedad pague por los fallos de los que están en la cumbre de la pirámide económica", dijo por su parte Laszlo Andor, el comisario de Empleo, también en Madrid.

A su juicio, la crisis económica no es resultado de un desastre natural sino del "error" a la hora de gestionar las finanzas, la "ignorancia" sobre la burbuja financiera, la "situación desastrosa del sistema bancario" y la posterior falta de decisión para revertir esta situación.